jueves, 12 de noviembre de 2009

¿Quién entiende a los cubanos?

“Realmente, mientras más conozco a los cubanos menos los entiendo. Leí casi la mitad de los comentarios en este post (clic aquí) y no seguí porque sé que iba a encontrar más de lo mismo. En lugar de un análisis racional y quizás útil del problema planteado por Zoé con su comentario sobre Yoani, una retahíla sin fin de ataques personales de unos contra otros y de los otros contra los unos. Entremedio, leí uno que otro comentario que pretendía colocar el verdadero problema en el centro del debate, el de la relación entre el exilio y quienes hacen algo en Cuba, pero era rápidamente ahogado por el diluvio de pullas diversas o chismosería sobre el tal o la tal.

“¿Qué cosa es esta, señoras y caballeros?

“Yo siento mucha admiración por Yoani, pero estoy lejos de considerarla una especie de ídolo al que no se puede tocar ni con el pétalo de una rosa. También admiro a Zoé por sus cualidades de escritora y su firme y clara actitud antidictadura y eso es para mí lo más importante, y dejo de lado los detalles insignificantes que no tienen valor para el análisis político. Pienso que sería bien útil analizar fríamente el problema que Zoé plantea, pero parece que el exilio está verde (pese al medio siglo) para enfrentar con madurez de adulto sus deberes para con sus conciudadanos de la Isla. ¿A ninguno de ustedes se le ha ocurrido pensar que esta situación de falta de seriedad es exactamente lo que la dictadura quiere que exista como ambiente dentro del exilio?

“Para la curiosidad de algunos, soy chileno de origen”.

Camilo Fuentes aquí

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Ese comentario lo puso la propia ZV.

Anónimo dijo...

Senor de origen chileno, o ZV... El problema es que son precisamente50 anos de llover sobre mojado y, harto de todo, lo tiro todo a relajo.

Es la mejor manera de hacer la catarsis. Porque... que mas se puede hacer?

Anónimo dijo...

Soez Valdes o el analisis sesudo de la chancleta.

Anónimo dijo...

la verdad es que las dos me caen bombas. ni te cuento lo del negrito curda ese de youtube.

jose luis sito dijo...

?Cual es el problema que Zoe plantea? Me gustaria conocerlo...

Para poder criticar y "plantear el problema" antes hace falta conocerlo ese problema.
Quizas en todo lo que cuenta Zoe Valdes no hay problema, pero solo soluciones, las suyas, egocentricas basicamente.

Anónimo dijo...

? que dijo?

Anónimo dijo...

Pienso lo mismo que el primer anonimo. El lobo aunque se vista de cordero se le sale siempre el colmillo sangriento.

Camilo Fuentes dijo...

Anónimo jose luis sito dijo...

?Cual es el problema que Zoe plantea? Me gustaria conocerlo...

Para poder criticar y "plantear el problema" antes hace falta conocerlo ese problema.
Quizas en todo lo que cuenta Zoe Valdes no hay problema, pero solo soluciones, las suyas, egocentricas basicamente.
------------------------------------------

José Luis:
El problema que plantea el comentario de Zoé es el contexto teórico-político en que se inscribe.
Lo escribí bien claro en mi comentario al post titulado "Zoe Valdés sobre Yoani Sánchez": colocar el verdadero problema en el centro del debate, el de la relación entre el exilio y quienes hacen algo en Cuba,

En una empresa de tan largo aliento (tumbar la dictadura cubana) con tantos participantes que pertenecen a tres generaciones, las discrepancias son inevitables. Pero he observado, desde que sigo la evolución de la lucha política del exilio cubano, que cada vez que hay una diferencia de opinión o una discrepancia entre personas u organizaciones, estas diferencias tienden a convertirse en razones de una enemistad permanente.

Sin embargo, si se quiere hacer política responsable, lo correcto y productivo es analizar el por qué de las diferencias y buscar el camino para superarlas. Yo sé que en política nadie hace regalos y que nadie se enamora de otro a primera vista, pero tampoco hay razones para odiarse a vida por dimes y diretes que inevitablemente surgen en el camino que tantas organizaciones y personas tienen que recorrer juntas.

Hay también una situación peor que las enemistades por opiniones diferentes: el gusto patológico por la chismosería y el brete. Yo creo que es aquí donde se advierte mejor el largo brazo peludo de la dictadura. Esta vulgarización (en el sentido de bajo y grosero) de la lucha política desanima a muchas personas (cubanos y no cubanos) que quisieran hacer algo serio por la democracia en Cuba.

Volviendo al problema planteado por el comentario de Zoé: no son las opiniones en sí, sino la manera como las entendemos y el tratamiento que le damos. Yo no las entiendo como un ataque a Yoani, yo no las entiendo como un ansia de protagonismo de Zoé (y si la hay, en democracia es perfectamente legítimo) sino como opiniones que alguien del exilio le dirige a alguien que actúa en la Isla. Debemos preguntarnos si tales opiniones corresponden a un análisis acertado de la situación dentro de Cuba, si son o serán útiles a Yoani o a cualquier persona que quiera hacer una actividad similar a la de Yoani. Si el tono es agrio o amable no tiene la menor importancia, si es impertinente o agresiva, tampoco tiene la menor importancia.

El 1° de junio pasado, en los comentarios al post de Yoani "Nada de pelotones ni grupos compactos", sostuve un acalorado debate, desde los minutos siguientes a la publicación del post, con personas que reprocharon a Yoani haber publicado ese post en lugar de poner simplemente la lista de las demandas propuestas. Sostuve, y sigo sosteniendo, que hay que dejar que quienes están dentro de Cuba decidan por sí mismos qué es lo que harán, cuándo y cómo lo harán.

Yo sé por experiencia propia, porque viví bajo la dictadura de Pinochet y luché contra ella, que "al interior" se desarrolla, por el mismo instinto de supervivencia, una sensibilidad especial para apreciar cuando es el momento de actuar y cuando hay que quedarse tranquilo. Esa sensibilidad los de afuera no la tenemos. Eso no excluye que desde afuera expresemos nuestras opiniones, pero siquiera por tranquilidad de nuestra conciencia, las decisiones las tienen que tomar allá. Después de todo, "el muerto" lo pondrán quienes están en la Isla.

Observación: Camilo Fuentes no tiene nada que ver con Zoé Valdés. Comento desde hace casi dos años en Generación Y y si alguien se interesa, puede ir allá a leer mis escritos