miércoles, 5 de enero de 2011

Utopía y totalitarismo

por Juan F. Benemelis

¿Qué debemos recordar del siglo XX? ¿Cómo será recordado, algún día, ese siglo? ¿Se lo llamará el siglo de Yosef Stalin y Adolf Hitler?

Algunos dirían que el acontecimiento fundamental, a largo plazo, es lo que se denomina la “liberación de la mujer”. Hay quienes pondrán de relieve la prolongación de la vida en los países occidentales, los cambios demográficos. Otros podrían pensar, también, que el sentido del siglo está decidido por los grandes progresos de la técnica: dominio de la energía atómica, desciframiento del código genético, circulación electrónica de la información, televisión.

El acontecimiento capital, para mí, es la aparición de un régimen político inédito: el totalitarismo. Ese nuevo tipo de Estado se creó en el contexto de la Primera Guerra Mundial: primero en Rusia, luego en Italia, por último, en 1933, en Alemania. En su apogeo, dominó parte del mundo, y no ha desaparecido por completo. Sus secuelas siguen presentes. Europa conoció dos totalitarismos, el comunismo y el fascismo; ambos se opusieron violentamente, en el terreno de la ideología y, luego, en el campo de batalla.

Escribir la historia del presente no es cosa fácil. La búsqueda de la verdad, fáctica o profunda, topa con la resistencia de sus protagonistas, interesados por definición. “No se prepara el porvenir sin aclarar el pasado”, escribe la etnóloga y arqueóloga francesa Germaine Tillion, ex prisionera de campos de concentración. Quienes conocen el pasado desde el interior tienen el deber de transmitir la lección a quienes la ignoran. El derecho a escribir la Historia es uno de los privilegios que concede la victoria; en la historia, el bien y el mal no se hallan nunca en estado puro. ¿Quién recuerda hoy la matanza de un millón de armenios, en 1919, a manos de los turcos de Kemal Attaturk? Muy pocos, sólo porque instauraban la democracia en Turquía. La causa de los Aliados era justa y necesaria y Hitler encarna el mal en la Segunda Guerra Mundial. Aunque, en febrero de 1945, cuarenta mil civiles alemanes murieron en el bombardeo norteamericano a Dresde, y un mes después, cien mil civiles japoneses perecieron en los bombarderos norteamericanos sobre Tokio.

El 9 de mayo de 1945 es, para los rusos, el día de la victoria final sobre el fascismo nazi, pero, para los pueblos de la Europa del Este simboliza el inicio de su esclavitud. El mismo día es para los franceses orgullo nacional, al participar en la capitulación alemana; pero esa fecha es también aniversario de las matanzas de argelinos (45,000) en Sétif, Argelia, a manos de los franceses. La Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Argelia, dos conflictos en los que el ejército francés asumió papeles opuestos. Se recuerdan los 176,964 japoneses víctimas civiles en Hiroshima de la bomba atómica; para el japonés Kenzaburo Oé, Premio Nobel de Literatura, se trata del “peor delirio del siglo XX”; Oé ha olvidado la matanza de 300,000 chinos en Nankín, en 1938, perpetrada por las unidades japonesas procedentes, precisamente, de Hiroshima.

Desde el punto de vista del presente, la condena del comunismo es también de mayor actualidad: la mistificación que operó es más poderosa y más seductora que el nazismo, por eso desenmascararla es más urgente. Pero un evidente desequilibrio caracteriza los juicios oficiales sobre ambos regímenes: dejando aparte algunos marginales, el de los nazis ha sido y es unánimemente estigmatizado, mientras que el comunismo, irónicamente, goza aún de buena reputación.

El marxismo originalmente parecía perfecto y atractivo con su método “científico” y su visión utópica. Pero no pudo hacerse justicia en la práctica puesto que resultó incongruente con la condición humana y la sociedad libre. Así surgieron las historias oficiales con sus amplias lagunas y sus versiones benévolas al grupo gobernante, en las que desaparecían aquellas siluetas insolentes que habían retado o criticado a los jefes providenciales; en ellas no se mencionaban las ejecuciones y las purgas devastadoras, las represiones en masa contra campesinos, intelectuales y obreros, como en Camboya.

La izquierda “chic” y los intelectuales de Occidente guardaron un silencio cómplice y vergonzoso sobre este monstruoso experimento de ingeniería social, refrendando el embuste de graneros repletos y de alegres obreros y campesinos moradores de un paraíso en el que las cadenas del capitalismo se habían roto finalmente. Édouard Herriot, presidente francés, visitó Ucrania en tiempos de la hambruna: por supuesto, le mostraron niños risueños que declararon comer todos los días, y lo creyó. Romain Rolland aplaudió, en compañía del siniestro Guenrik G. Yagoda, un espectáculo por los supuestos “internos” de los “campos de reeducación”. Bernard Shaw visitó tales “campos”, cantando luego elogios; Máximo Gorki hizo lo mismo.

Durante la guerra, el vicepresidente norteamericano Henry Wallace visitó el Gulag de Kolima; su relato desbordaba de entusiasmo. Jean-Paul Sartre y Maurice Merleau-Ponty firmaron en Les Temps Modernes (en enero de 1950) un artículo titulado “Los días de nuestra vida” en el cual expresaban que “la verdad es que ni siquiera la experiencia de un absoluto como el horror de los campos de concentración determina una política”, justificando así su negativa a condenar a la Unión Soviética. La excepción fue Marcel Mauss, que tuvo el inmenso mérito de acertar sobre el bolchevismo desde el congreso de Tours, refiriéndose a los exterminios por hambre organizados por Stalin en Ucrania.

Los genocidios de mediados de siglo, desde el de Rusia hasta el de Camboya, se llevaban a cabo en nombre del futuro; el totalitarismo se proponía crear un hombre nuevo; era preciso, pues, eliminar a quienes no se prestaban al proyecto. En el régimen totalitario de Corea del Norte siguen floreciendo decenas de campos de concentración y entre uno y tres millones de personas han muerto de hambre durante los últimos años. ¿Quién se acuerda de los nombres de los boyardos que eliminó Iván el Terrible? Nadie. Afortunadamente, Stalin y Hitler se equivocaron, la memoria ha vencido al olvido que intentaban imponer; no deja por ello de ser cierto que, recordando el pasado, se identificaban con el verdugo, no con la víctima. ¿Cómo es posible que el humano se convierta en bestia feroz? ¿Es el sistema lo que pudre a los hombres? ¿Realmente no hay barrera alguna entre el mal y uno mismo? O será lo que Germaine Tillion denominó como la “propensión de la especie” o, más brutalmente, la “vertiente atroz de la humanidad”.

El siglo XIX produjo una visión ideológica apocalíptica: el marxismo. Karl Marx delineó a la praxis como el medio de transformación en la que los hombres y sus acciones conducirían el destino de la sociedad en una evolución unilineal, darwiniana, desde el capitalismo. El nudo gordiano del marxismo residía en que tanto la clase media y la "aristocracia obrera" eran excluidas de su esquema al considerarse la relación de explotación como una ecuación directa de capital-trabajo, los elementos de la relación de propiedad. Al resultar la propiedad el centro de la antípoda poseedor-desposeído, tal sociologismo obvió a la sociedad civil. Por eso Marx escogió, sin saberlo, a la clase errónea, al proletariado, que ya para finales del siglo XX carecería de peso en las economías y las sociedades.

Su obra fijó los prerrequisitos del paso al socialismo a partir de un nivel técnico económico, elemento que se violó por las llamadas “vanguardias voluntaristas”, como le señalaron Mijail Bakunín y Karl Kautsky. Por eso, sin el golpe de Estado propinado por Vladimir I. Lenin en la Rusia zarista, los marxistas jamás hubiesen ascendido al poder político, pues las predicciones de Marx sobre el capitalismo no sólo no se cumplieron, sino que se cumplieron al revés. La vanguardia bolchevique liderada por Lenin, tras aniquilar la democracia burguesa, se erigió en juez supremo e intérprete de la doctrina. León Trotsky calificó tal teorema como una "teocracia ortodoxa", el locus tenens del proletariado.

Y es así que se desembocó en un siglo XX que ya no es hipotético sino real. Fue el siglo de las utopías realizadas, en el cual todo difirió de las previsiones. Las guerras y los sismos más opuestos a la naturaleza sacudieron el globo terráqueo; las transacciones comerciales ya no contarían más que las relaciones diplomáticas. Los pueblos civilizados cayeron en la barbarie de las ejecuciones y las deportaciones en masa. Alemania instituyó las cámaras de gases. El salto teórico, del reino de la necesidad al de la libertad, estructurado por Marx cedió lugar a una esclavitud tal, por los bolcheviques, que la humanidad nunca la había imaginado. Las armas atómicas nos plantearían si el fin último del desarrollo mundial no es la desaparición de nuestra especie como tal, si la vida no está llamada a terminar: tal sería la resultante del humano y de su misión. En suma, la historia de la lucha de clases y el progreso implícito en el comunismo, no darían en el blanco.

56 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen post.

rearia dijo...

Que tiene que ver Stalin con Hitler?

Anónimo dijo...

los de los dos eran regimenes totalitarios

nee Ster dijo...

Por lo demas a mi me gusta mas Pol-Pot. Una verdadera utopia.

heculasu dijo...

Hitler era una democracia directa. Stalin un tipo con bigotico que asesino un monton de gente

Anónimo dijo...

una democracia directa? jijiji

Anónimo dijo...

democracia es el gobierno de una mayoria que respeta los derechos de las minorias

no hay democracia donde se asesina y encarcela impunemente a las minorias

ingnia dijo...

ano de las 1544 ya que sabes tanto de politica, como se llama donde las minorias imponen sus puntos de vistas a la mayoria?

R. I. Pelti dijo...

por supuesto, nadie debe ser encarcelado o matado sin un juicio de acuerdo con las leyes vigentes.

Anónimo dijo...

siempre que las leyes vigentes no hayan sido impuestas, manipuladas o inventadas por una tirania

Anónimo dijo...

ingnia, yo solo se que no se nada, pero eso a que te refieres se parece mucho a una dictadura

el problema es por su propia naturaleza censora muchas dictaduras no dejan saber que tendendecia esta en minoria o mayoria

por ejemplo, la dictadura cubana puede movilizar a medio millon de manifestantes a su favor, pero por otro lado impide por la fuerza a sus opositores que puedan hacerse de los mecanismos que le permitirian movilizar a su vez a sus simpatizantes

por tanto, no se sabe quien en realidad esta en minoria o en mayoria

Anónimo dijo...

ingnia, depende de si la minoria tiene dinero o no. si tiene dinero, se llama capitalismo. si no tiene dinero, se llama revolucion.
estamos jodidos por donde quiera que se mire.

terses dijo...

Tremendo comunnanga! Fusilen a ese cabron antes de empiece con las roboluciones y eso

domistra dijo...

ya empezo el 1609, con los sofismas. toda ley es impuesta por la mayoria en una democracia.

nusum dijo...

El sigo XX sera recordado como el siglo donde se escribio y se publico erorica, hombre!

Anónimo dijo...

"ingnia, depende de si la minoria tiene dinero o no. si tiene dinero, se llama capitalismo. si no tiene dinero, se llama revolucion.
estamos jodidos por donde quiera que se mire".

error. ese es el viejo discurso rancio de la izquierda, que justifica siempre su incapacidad y su falta de voluntad con el tema del dinero. No es tema de dinero en primer lugar (eso viene despues), es tema de CAPACIDAD, y de la sociedad que te da mas ESPACIO Y LIBERTAD para sacarle jugo a esa CAPACIDAD. En el comunismo solo puedes ascender en base a tu SERVIDUMBRE, y solo despues a tu capacidad. En el capitalismo asciendes en base a tu CAPACIDAD, y despues entonces tienes dinero y todo lo demas. La historia de Estados Unidos esta llena, repleta, inundada, de ejemplos de gente muy pobre que se ha hecho millonaria en base a su CAPACIDAD, VISION y VOLUNTAD, y por supuesto con el ESPACIO que le brindaba una sociedad como esta, que tendra defectos y pasara por ciclos de crisis como cualquier otra, pero es mucho mas libre que la mayoria de las sociedades del planeta.

Y ojo, que esos pobres que se hicieron ricos y millonarios no eran todos criminales, no vaya a ser que me vengan ahora con la historieta esa de que todo el que tiene dinero en este pais es un estafador y un criminal por naturaleza.

A pensar y a trabajar cojones, y a echar palante!

Anónimo dijo...

te falto decir que miami no es USA en estado puro, miami esta contaminada por los vicios y manias de las sociedades de donde proceden sus inmigrantes, la mayoria de Cuba, y por tanto hay menos espacio y libertad que en otros sitios de este gran pais

a aprender ingles muchachos!

Anónimo dijo...

DE DONDE CREEN QUE SEA ESTE TIPO

By Todd Wright
NBCMIAMI.com NBCMIAMI.com
updated 2 hours 19 minutes ago 2011-01-05T22:45:26
Share Print Font: +-Another man has been arrested in connection with a brutal horse slaughtering in Miami-Dade.

Juan Martinez-Gonzalez, 44, has been charged with improper disposal of a dead animal after he and two other men were caught with coolers filled with freshly severed horse legs.

It's the fifth arrest in the crackdown against horse slaughters, which first reared its ugly head in 2009. Since then at least 24 horses have been butchered for their meat, which usually ends up on the black market.

Martinez-Gonzalez allegedly took part in several killings in May.

On May 26, Police received an anonymous tip which led them to a white van with blood smeared on the door and filled with bloody coolers just outside a ranch located at near NW 131st Ave and NW 182nd Street. Two other men were arrested and charged with loitering and prowling that day, but it was a gruesome discovery in a dumpster the next day that led police to Martinez-Gonzalez.

Another tip told police a man was dumping horse parts in a dumpster. Investigators sent the bloody pieces to a forensics lab and fingerprints on both the bloody coolers and the dumpster carcass matched Martinez-Gonzalez.

It's unclear if prosecutors will push for the stiffer charges and penalties created by the Florida Legislature after the rash of brutal butchering.

Last month, Santiago Cabrera was sentenced to five years in prison for killing two horses

Anónimo dijo...

http://www.msnbc.msn.com/id/40930464/ns/local_news-miami_fl/

Anónimo dijo...

No le den cuerda al Fascistón. Ignórenlo. A ignorar al fascistón.

Anónimo dijo...

No le den cuerda al Fascistón. Ignórenlo. A ignorar al fascistón.

Anónimo dijo...

No le den cuerda al Fascistón. Ignórenlo. A ignorar al fascistón.

COÑO DE LA MADRE DEL FASCISTA dijo...

Fascistón, me cago en la resingada de tu puta madre.

Anónimo dijo...

querida, tu lo que tienes es un serio problema mental. Atiendete, que en europa el seguro te lo paga el gobierno

tu madre si que era un "fasciston"

Anónimo dijo...

ya entiendo, la que habla de faciston es la bad girl refieriendose a sisto, a quien ella acusa de facistoide. que enamoramiento dios mio

Anónimo dijo...

tremendo metio

Anónimo dijo...

16:52, tu estas mas jodido que nadie, por bruto, hasta podrias llegar a presidente aunque con mas seguridad a gobernador, y no lo digo solo por los hijos bush. Aunque si fueras capaz de reunir el dinero requerido para una campaña no perderias el tiempo en cubainglesa.

Anónimo dijo...

no, jodido por que? A mi me pagan por lo que me gusta hacer, nunca me ha interesado la carrera politica. Hay cosas mucho mas entretenidas.

Anónimo dijo...

1652: Te lo dicen por el discursito simplon ese que parece el juego de la Yenca (derecha derecha izquierda izquierda palante patras) De verdad no parece que te paguen por lo que te gusta hacer, porque a nadie le pagan por comentar en CI. Claro que si te refieres a la politica anticastrista es posible.

Anónimo dijo...

discurso simplon el tuyo que no dices nada. Eso si es simplon, criticar sin aportar y soltar lugares comunes bobos como ese de la satanizacion del dinero y la riqueza. Y no he dicho que me paguen por comentar en CI, yo comento y opino aqui y en otros sitios porque es mi derecho y porque me da la gana. Como me gano los frijoles es mi asunto, no el tuyo.

Anónimo dijo...

Epa Epa, que no fui el que satanizo el dinero y lo del trabajo fuiste tu el que lo comento. Que vehemencia hijo!

Anónimo dijo...

tranquilo chico, solo me divierto un poco contigo

Anónimo dijo...

no acomplejado, no es "politica anticastrista", es simplemente ganas de enterrar la mierda por aquello del mal olor. O es que no tienes nariz?

Anónimo dijo...

me pagan por abogado, comemierda, jajajajajajajaja

Anónimo dijo...

sera enterrar la mierda con mas mierda, que la peste es igual. Ademas decir que los ricos son elitistas no es satanizarlos, aqui cada vez que se inventan una carta o una lista le ponen la sec VIP y nadie les dice satanicos.

Anónimo dijo...

jajajaja

Abogado, candela, más mierda todavía

Anónimo dijo...

si, todo lo que no quepa en tu cabecita maniquea es mierda, ya lo sabemos bien

Anónimo dijo...

y quien hablo de elitismo aqui?

Anónimo dijo...

A sus 61 años, John Boehner es un hombre que se emociona con facilidad. Y llora. Sus colegas y adversarios están acostumbrados y les parece normal. Ayer se le empañaron los ojos cuando tomó posesión de su cargo. Para un hombre hecho a sí mismo, que pasó sus penurias políticas hace una década, la ascensión a la presidencia de la Cámara de Representantes fue un momento de triunfo personal y profesional. Diez de sus 11 hermanos siguieron la ceremonia desde la galería del Capitolio.

Boehner viene de una familia muy humilde y muy católica de Reading, un pueblo de Ohio. Su padre tenía un bar y todos vivían hacinados en un par de habitaciones.

"Empecé limpiando suelos y haciendo de camarero en la taberna de mi padre. Trabajé en todo tipo de oficios para pagarme los estudios", recordó Boehner. "Invertí toda mi alma en mi pequeño negocio [de plásticos] y, cuando vi lo mucho que Washington se había apartado de los valores de los estadounidenses, me presenté como candidato".

Boehner fue representante local de Ohio durante seis años antes de presentarse a congresista en 1990.

mala uva dijo...

la democracia es una mentira vieja ,pero es lo mejor que tenemos

1:14 dijo...

La democracia es el mejor sistema del mundo, pero te dicen idioteces como si hiciera falta engañarte los mismos que están dispuestos a corromperla. Todas esas historias sublimes de desarrollo y políticos honestos te las encuentras en la hagiogarfía revolucionaria también. No es Maniqueísmo sino cierta dosis de realismo, que la realidad es más compleja que buenos y malos, eso sí es maniqueísmo.

Anónimo dijo...

no, en la revolucionaria lo que te encuentras es servidumbre tontin, el unico que no es un siervo es el mismo dictador

Anónimo dijo...

"historias sublimes de desarrollo" en una dictadura? no me hagas reir. historias sublimes de esclavos querras decir. Nadie que no se incline llega a algo en el comunismo, si no te arrastras pereces

Anónimo dijo...

Fue lo que paso con lezama, a pesar de su inmenso talento no se arrastro lo suficiente, intento seguir siendo lo que era y claro fue ninguneado y esquinado. Por otro lado un servil mediocre como Vitier termino siendo todo un personaje de la cultura, ya que se arrastro todo lo necesario

Esas son las historias sublimes de desarrollo a las que te refieres en "hagiogarfía revolucionaria", tontin?

Anónimo dijo...

no es cosa de buenos y malos, es cosa de mejor y peor, pero tu pareces empennado en nivelar lo innivelable

la realidad es la realidad y punto

Anónimo dijo...

Vamos que historias de arratrados te las encuentras en Miami por toneladas aunque supuestamente no es necesario porque existe la libertad y bla bla bla. La realidad es una pero sin "y punto", los buenos a un lado y los malos al otro es el maniqueismo más burdo por simplista, y eso es tan evidente que hay que ser ciego o deshonesto para no reconocerlo. También se puede ser ciego de forma voluntaria o simplista.

Anónimo dijo...

ah ya, tu lo que quieres es escucharte a ti mismo. Gracias por tu tiempo amigo!

Anónimo dijo...

arrastrados siembre habra, pero una cosa es arrastrarse para no ser sennalado con un dedo y otra hacerlo por vocacion

Anónimo dijo...

Jeje, quien quiere oirse a si mismo, el que dice o el que refuta? y que es peor, arrastrarse para que no te señalen o por vocacion? y es la vocacion verdadera o simple oportunismo?

Lo malo de los simplones es lo aburridos que son.

Anónimo dijo...

tu si que eres aburrido, y sobre todo predecible

Anónimo dijo...

si te arrastras por vocacion eres lo que se dice un arrastrao, simplemente, como los hay en todas partes. si te arrastras para no ser sennalado es porque vives bajo un yugo

tu a veces como que pareces un poco retrasadito, no?

Anónimo dijo...

jeje, tu me estas calificando? y quien es mejor, el arrastrado o el que se arrastra? buhhhh el que no lo necesita pero lo hace igual.

Ay maniqueo maniqueo, maniqueo
quien te enseño a maniquear, maniqueo
fueron las olas del rio, maniqueo
fueron las olas del mar, maniqueo

Anónimo dijo...

ta bien chico, tu eres el que sabe

Anónimo dijo...

jejeje na bobito, eres tu

Anónimo dijo...

tuuuuuu, y nadie mas que tuuuuuuuuuu

21:10 dijo...

pero por qué verlo así?, va y es sólo una cuestión de matices, un poco menos radical, menos vehemente vaya.