martes, 27 de septiembre de 2011

Génesis (III): La Trinidad

3:1 Con la luz de la tercera noche, sobre el mar de Playa Hedónica, Idamanda invocó a Beatriz de Eugenia.
3:2 Y los amantes vivieron la Refundación en el tiempo virgen, con la marquesa ardiendo en la Casa del Cerdo.
3.3 E Idamanda miró a las elegidas, a los amantes camuflados en la aparición, carne de su carne al borde mismo de la línea del horizonte. Y dijo:
3.4 Puesto que la entrega es información, la información puede convertirse en himeneo.
3.5 Y dijo:
3.6 Los cuerpos entregados volarán más lejos, y se reconocerán en el Principio, en el Señor de las Risas, pues el amor es flujo de información.
3.7 Y flotó Idamanda sobre las aguas, leve como un pájaro planeando en las alturas. Y dijo:
3.8 Haber llegado a la cima significa tener que volar.
3.9 Y fue dos en la marquesa, y tres en El Cerdo incorregible.
3.10 Y contempló el niño las réplicas de la madre en tres cuerpos sucesivos, balanceándose en el cielo.
3.11 Y contempló el Espíritu la paz del niño en la risa de la madre, en las tres fugas de la tercera noche, juntándose lentamente en el amanecer.
3.12 Y fue La Trinidad la Madre, el Niño y el Espíritu Inocente.

No hay comentarios: