martes, 10 de marzo de 2009

Una entrevista con La Superwoman (I)

Las Gemelas de Oro

Entrevistar a La Superwoman (SW) no ha sido fácil. Pero como dice el dicho, la espera valió la pena. Por supuesto, esta entrevista, que hemos dividido en tres partes, se la hicimos por correo. Una primera parte dio paso a una segunda, y así en lo sucesivo, pues SW fue lo suficientemente amable como para dejarse “acribillar” a emails.

El último nos lo respondió casi instantáneamente. Al parecer SW, que como muchos de ustedes saben “volaba bajito”, se dispone una vez más a despegar. “En el exilio no podemos dejar en manos de un castrismo astutamente disfrazado de anticastrismo el futuro del periodismo cubano, en el que la blogosfera ocupa la primera línea de fuego”, nos dijo. “Tenemos que dar esa pelea de todas, todas”.

Las Gemelas de Oro: ¿Quién es la Superwoman?

La Superwoman: Soy la hija de mi madre, una simple ama de casa que estudia periodismo como buenamente puede. Ya he dicho que no soy importante, en serio. Pero también podría responder a esa pregunta hablando del blog “cerrado” (que por cierto he vuelto a abrir en solitario). En ese sentido, puedo decirles que éramos tres personas que al final no supimos ponernos de acuerdo. Mis colegas delegaron en mí la responsabilidad de cerrar o no el blog, y lo hice parcialmente, pues yo sola no podía hacerme cargo en ese momento. Ahora quiero emprender una nueva etapa con la ayuda de los lectores, probarme un poco a mí misma…

GO: ¿Cómo surge la idea del blog de La Superwoman?

SW: A los tres fundadores desde hacía tiempo nos preocupaba el rumbo que estaban tomando las cosas en la blogosfera cubana, la impunidad con que cierta gente, que se dice intelectual, ofendía, vilipendiaba, ninguneaba, censuraba. Me refiero a individuos como Emilio Ichikawa o Ernesto Hernández Busto, que siguen arrastrando el Castro que llevan dentro. La gente decente por lo general pasa de ellos, no se involucra en ese “clancleteo”, como se dice, pues cuando usted, persona decente, enfrenta a un chancletero, lleva siempre las de perder.

Por otro lado a estos individuos uno no se los puede tomar muy en serio. Por eso La Superwoman por un lado comenzó a denunciar el fenómeno, pero al mismo tiempo “montaba el circo” con los Hernández y compañía. Pensábamos que lo peligroso no eran estos individuos en sí, gente que más bien provoca vergüenza ajena con su periodismo amateur, sino que el fenómeno pudiera extenderse en la blogosfera al punto de que estuviéramos reproduciendo un castrismo virtual en el exilio. Queríamos extraer esa mala raíz, pero no estoy muy segura de que lo hayamos logrado.

GO: ¿A qué atribuyes el fulminante éxito alcanzado por tu blog?

SW: Nos sorprendió a todos, no lo esperábamos. Más de 12,000 visitas en apenas tres semanas, y la mayoría de las entradas con más de cien comentarios, demuestran el interés que despertó el blog. Y creo que fue precisamente por eso, porque denunciamos un fenómeno que preocupaba a muchos, pero al mismo tiempo lo denunciamos con humor y contando siempre con nuestros lectores. Ellos siempre tuvieron la última palabra en este asunto.

También fuimos herederos de una tradición, nos beneficiamos de ella. Antes habían hecho un trabajo similar blogs como Los Miquis de Miami, Tirofijo, Cabeza de Puerco Ilustrado y muchos otros, cubanos o no cubanos. Bueno, ya saben que la crítica bajo seudónimo es tan vieja como la literatura. Y creo que nos beneficiamos de ese vasto precedente.

Vacunas, ideología y varias preguntas candentes

Carlos Alberto Montaner Una encuesta reproducida por la BBC (Mundo) “reveló que el 28% de los estadounidenses creía que Bill Gates quiere us...