lunes, 16 de noviembre de 2009

Los islaños

“Los cubanos no son vulgares.

“La gente tiende a proyectar una continuidad imaginaria entre Cuba y el resto de la Isla, por una parte, y entre la Cuba real y el espejismo que hay ahora en la Isla.

“La verdad es que quedan pocos cubanos viviendo en la Isla. Y un montón, cada día más, de islaños que andan por el mundo, aprovechándose de la miopía, haciéndose pasar por cubanos.

“Por supuesto, la vulgaridad es lo mejorcito de los islaños”.

Anónimo aquí

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué es Cuba, qué es Haití, qué es Alemania, qué es Jamaica.

Hay tantas ideas de un lugar como imágenes en el cerebro de quienes observan, viven o pasan por él.

Para mí Cuba es un lugar donde no fui feliz, tuve carencias y me cercenaron los derechos, y al que no le tengo sentido alguno de pertenencia o afecto.

Orgulloso estoy de ser de aquí y de allá, del mundo, del supramundo, del inframundo y del trasmundo.

Pero no creo que ser vulgar sea motivo de orgullo.

Cuba Inglesa dijo...

coincido casi punto por punto

Anónimo dijo...

Con cual anonino coincides?

Cuba Inglesa dijo...

con este 15:10

el tema de la vulgaridad, claro, ya se presta a debate

Anónimo dijo...

Ni siquiera la vulgaridad es patrimonio exclusivo de los cubanos como para estar orgullosos de ella. Ni siquiera eso.

Anónimo dijo...

y hay alguien medianamente cuerdo que este orgulloso de ser vulgar? El que es vulgar es vulgar porque no le queda otra

Anónimo dijo...

Hay cierta corriente de pensamiento de que la cubanía, mejor diría cubanería, es, ha sido y fue desparpajo, desenfreno, vulgaridad y chabacanería. En parte sí, en parte no.

Más sí que no, pero me quedo con los escritores de la élite cultural, los afrancesados o clasicistas. Con un Lezama, un Carpentier o una Dulce María para definir eso indefinible, o indefendible?, que es la cubanía, o cubanería.

Chusmerías, no. Bueno, sí, es gran parte de la mezcla pero no para mí. Uno se decanta. Y yo no soy de un puntico en el mapa sino que tengo el mapamundi por bandera. O eso quiero.

Anónimo dijo...

Creo que la entrada principal esta clara. La cubania no es amor ni sus derivados. Mucho menos un motivo de orgullo. Los islaños son otra cosa; pero a quien le importa?

Anónimo dijo...

yo tengo doble personalidad, cuando ando entre americanos soy muy decente y educado pero cuando ando entre cubanos me comporto de forma vulgar porque no quiero desentonar.

Anónimo dijo...

y no seras pato?

Anónimo dijo...

ah yo se quien tu eres!!

Anónimo dijo...

magnifico articulo