viernes, 22 de octubre de 2010

Poemas para la princesa: La presentación

Fragmento de la presentación de Poemas para la princesa, poemario de Armando Álvarez Bravo lanzado este 22 de octubre en la Casa Bacardí de la Universidad de Miami. Por Armando de Armas

Poemas para la princesa quizá no se preste para abundar en la andadura, pensamiento conservador, del poeta Armando Álvarez Bravo. Pero sólo en apariencia, pues si algo hay que empezar por preservar, conservar, en los tiempos que corren, quizá en todos los tiempos, eso es la familia, tan atacada, impunemente atacada diríamos, por la comparsa bullanguera de la corrección política, de esos que hablan, digamos, a favor de la unidad, bienestar y desarrollo de la familia latinoamericana, y nada a favor de la unidad, bienestar y desarrollo de la familia en concreto, patria menor y esencial, compuesta por un padre, una madre y su prole.

Luego, en el orden natural de las cosas, está que un poeta, un pensador de índole incorrecta, conservadora, haga poemas a la familia, a los integrantes de su familia. Algunos han criticado a nuestro bardo por este libro, Poemas para la princesa, dedicado a su nieta Ana María, y por uno anterior, La belleza del físico mundo, dedicado a su nieto Joseph Armando. Según los críticos, severos ellos, serían textos ñoños que no estarían a la altura (como si la altura del poeta no estuviese también, y sobre todo, a ras de mundo) de obras como Órbita de Lezama Lima, El azoro, Juicio de residencia y Cuaderno de campo, de títulos y nombramientos tan rotundos como el de miembro de número de la Academia Cubana de la Lengua, correspondiente de la Real Academia Española y la Academia Norteamericana de la Lengua Española, miembro vitalicio de la American Translators Association y ex presidente del Pen Club de Escritores Cubanos en el Exilio. Olvidan que para un poeta no hay temas de altura, de mayor o menor altura. Que el poeta, si lo es, torna en altura lo que toca, lo que trabaja. El poeta es la altura, no los temas que trata.

Por supuesto, no es fácil hacer poesía dedicada a una madre, a los padres y, menos aún, a los nietos. Pero los poetas, los hombres, están para los riesgos, para correrlos, y si por algo merece la pena correr riesgos, quizá lo único que lo merezca, sería por la familia y, sobre todo, por los más pequeños de la familia. Están los riesgos y el ver cómo salimos de esos riesgos, y creo que Álvarez Bravo sale airoso. Lo logra, porque muchos de los poemas de este libro no son poemas para nietos, son Poemas, algunos de ellos dotados de una gran profundidad.




22 comentarios:

Anónimo dijo...

Zoe Valdes le declara la guerra a la disidencia

http://zoevaldes.net/

Anónimo dijo...

no pinches tanto 05:53 ZV no declara ninguna guerra a la didencia, siempre hablan del periodista y pssicologo pero nunca del militar mercenario y condecorado.Entiendo que Farinas tiene derecho a cambiar de bandos eso esta muy bien, y muchos lo han hecho, pero es verdad que su huelga de hambre y sed fue valiente
pero con apoyo medico gubernamental. La huelga de Pedro Luis Boitel,Zapata Tamayo y de otros que no sobrevivieron, la unica ayuda que recibieron fue la moral de sus companeros de celdas,
aseguro que si la huelga de Farinas
hubiere sido en una celda castrista el premio Zajarov era recibido siete pies bajo la tierra.

Anónimo dijo...

“Por supuesto, no es fácil hacer poesía dedicada a una madre, a los padres y, menos aún, a los nietos. Pero los poetas, los hombres, están para los riesgos, para correrlos, y si por algo merece la pena correr riesgos, quizá lo único que lo merezca, sería por la familia y, sobre todo, por los más pequeños de la familia. Están los riesgos y el ver cómo salimos de esos riesgos, y creo que Álvarez Bravo sale airoso. Lo logra, porque muchos de los poemas de este libro no son poemas para nietos, son Poemas, algunos de ellos dotadas de una gran profundidad.”

“…no es fácil hacer poesía…” “…los poetas, los hombres, están para los riesgos, para correrlos…” “…si por algo merece la pena correr riesgos, quizá lo único que lo merezca, sería por la familia y, sobre todo, por los más pequeños de la familia.” “…creo que Álvarez Bravo sale airoso.” “…dotadas de una gran profundidad.”

Este fragmento de la presentación es tan risible por obvio, banal y lleno de lugares comunes que no incita para nada a leerse ese libro. El presentador no deja lugar para una crítica seria, tratando de “poner la yagua antes de que caiga la gotera”, pero el resultado es contraproducente ya que uno se queda con la sensación de que se encontrará con una colección de “chocheras de viejo” arrobado por el amor hacia sus nietos. Las salvedades “creo que” y “algunos de ellos” son sintomáticas y revelan la forma en que el presentador sale del aprieto y deja una puerta de escape.

Anónimo dijo...

Si el presentador no fue brillante eso se puede obviar, Alvarez Bravo como poeta si que lo es, eso es lo que queda y lo que cuenta, sean los poemas para los nietos, o para los calderos.Primero hay que leer el libro, despues criticarlo.

Anónimo dijo...

de acuerdo 09:11 se puede obviar a un presentador o aun pintor de brocha gorda que no encuentra el tono y el rasgo de una obra. Lo importante es leer el libro y juzgar.

Anónimo dijo...

http://www.desdelahabana.net/?p=4144
Tania Quintero, oscura ex periodista de Prensa Latina que hoy vive en Suiza.
Lean.

Anónimo dijo...

la envidia es un saco muy pero que muy hondo

Anónimo dijo...

A la poesia infantil no se le debe pedir profundidad, sino frescura, gracia, alguna belleza y ciertas dosis de pedagogia, siempre que no empalaguen. Por eso “algunos de ellos” esta muy bien utilizado aqui por Armando de Armas, infeliz idiota envidioso, porque se refiere a un elemento extra del genero, practicamente ajeno a el, como es la profundidad. Es decir, es buena poesia infantil y ademas algunos de los poemas del libro ofrecen un plus de profundidad.


Como siempre, 0854, perdiste una magnifica oportunidad de quedarte callado.

Anónimo dijo...

Ese comentario pernicioso es de uno de los tantos resentidos, ex miembro de la UNEAC, que pululan por aca. Cuando estaban en Cuba no tuvieron el valor de enfrentarse al regimen y se plegaron a la oficialidad. Ahora, los muy cobardes, destilan su veneno para descalificar a los que tuvieron al menos dignidad para romper con esa mentira, y se aprovechan de la libertad para hacer lo que nunca fueron capaces de hacer en Cuba. Por supuesto, lo hacen con obvia malidicencia, con el fin de redimir sus viejas filiaciones y, en el caso de que sean segurosos, para dividir.

Anónimo dijo...

0839, fue a Angola y que? Cuantos no han ido a Angola y abrieron despues los ojos? Cuantos no han trabajado en embajadas y guataqueado a dirigentes culturales, que es todavia peor, y luego han abierto los ojos?

En cuanto "a la ayuda" del gobierno en la huelga, sencillamente este se dio cuenta que tenia que alimentar a Farinas de manera intravenosa o su muerte unida a la de OZT iba a ser demasiado. Ninguna ayuda, sencillamente el regimen estaba contra la pared, y Farinas no tenia manera de impedir que se le alimentara de manera intravenosa, a no ser que se suicidara expeditamente. Que supongo eso seria lo que tu habrias querido, que se hubiera matado, no? Pues no puedo ser! El Sajarov es una magnifica noticia para todos los que queremos la libertad de Cuba, que es la libertad de nuestros familiares, amigos y conocidos. Solo ratas como tu que solo piensan en sus mezquinos intereses, pueden actuar de la manera en que lo estas haciendo en un momento como este

Anónimo dijo...

Por que no creamos un tremendo premio y se lo damos a zoe para que nos deje tranquilos por una semana o algo asi?

Anónimo dijo...

"Poemas para la princesa" es un titulo ridiculo hasta para ponerlo en un libro de autografos de quinceanera.

Anónimo dijo...

Que es poesia infantil, literatura infantil, imbecil! Que las coordenadas son otras, patan!

que gente tan huerfana de coco caballero, y tan escasa de espiritu...

Anónimo dijo...

Poesia infantil?
!!!Peor!!!
Inculcarles a los ninos el mal gusto desde chiquitos deberia er un delito federal.

Anónimo dijo...

Los tipejos uneacos no perdonan a los que son exitosos fuera del culeco círculo al que pertenecieron bajo el régimen castrista, destilanodio y resentimiento cuando ven a los hombres libres triunfar, pobres uneacos varados en su viejo corral de corderos asentidores.

Anónimo dijo...

Ven aca chico, aqui todo el que dice una opinion que a ti no te gusta es "uneaco", "tipejo", "envidioso", etc. Esto ya parece Cuba.

Anónimo dijo...

Me lo quitaste de la boca. A mi tambien me parece que las palabras de presetacion hacen muy poco favor al libro del abuelo poeta. El tipo se mete todo el tiempo tratando de justificar lo que aprecia como defectos del libro. Es como el despedidor de duelo que nos pide que no recordemos ahora que el muerto fue un hijoeputa y le damos a dios que lo reciba a pesar de eso.

Anónimo dijo...

jajajaja

Anónimo dijo...

"abundar en la andadura, pensamiento conservador, del poeta Armando Álvarez Bravo."

Este quiere meter al viejito en el Tee Party.

Anónimo dijo...

"...a favor de la unidad, bienestar y desarrollo de la familia en concreto, patria menor y esencial, compuesta por un padre, una madre y su prole."

Pues yo estoy en desacuerdo. Para un titulo como ese no se podria encontrar un comentario mas apropiado. De armas siempre me ha parecido bien ridiculo en lo que ice y en su aspecto de chulo de los anos cincuenta

Anónimo dijo...

mucha envidia es lo que hay, cualquiera lo puede ver

Anónimo dijo...

"Ven aca chico, aqui todo el que dice una opinion que a ti no te gusta es "uneaco", "tipejo", "envidioso", etc. Esto ya parece Cuba".

No, es axactamente al reves, el que quiere implantar una Cuba aqui eres tu. Todo el que escribe aqui, absolutamenmte todo el que lo hace, es para ti una mierda, hace el ridiculo, etc, etc, etc. Y para colmo no aceptas que nadie te responda cuando vienes una y otra vez aqui a destilar tu veneno, envidioson. Pues te jodiste, esto no es Cuba y vamos a responderte como te mereces cada vez. Como mismo te damos voz para que escribas tus idioteces, tenemos derecho a tener voz y decir lo que pensamos de tus actos, idiota.