viernes, 5 de noviembre de 2010

Lo que el viento se llevó

Anónimo1

Pero si no es un post porque pertenece al anonimato (el comentario del troll anónimo), tampoco es nada cotidiano, que pueda molestar al punto de ser algo. Si alguien prueba las cosas que no son pero aun así las firma como lo que no es, todo seguirá en un invento absurdo de jugar con el vacío de las palabras que no definen quién es éste, aquél o el otro.

Anónimo2

Lo que salva a un post no es lo que sea, sino quiénes lo leen. A un anónimo ni lo salva ni lo hunde nada, ni la cotidianidad de hacerlo por nada. El invento de no ser algo definido es sólo un invento, y si es raro entenderlo, podemos tomarlo como un acto poético: “Lo que el viento se llevó”.

No hay comentarios: