domingo, 12 de diciembre de 2010

Lezama y Arenas: Dos aniversarios

por Luis de la Paz

Produce indignación darle seguimiento a las actividades organizadas por el gobierno cubano a través del Ministerio de Cultura que controla, para enaltecer la figura del escritor José Lezama Lima en el centenario de su nacimiento. No es que el autor de Paradiso no merezca todos los reconocimientos que se le están prodigando (también en el exilio se le están haciendo homenajes), sino que ese mismo aparato de cultura, al servicio de la dictadura castrista, censor y manipulador, es el responsable supremo del acoso y la persecución que padeció Lezama, y del ostracismo en que vivió los últimos años de su vida.

Cuando murió en 1976, su nombre apareció en la prensa cubana por primera vez en al menos diez años. El mismo gobierno que hoy lo realza, publicó una nota de 65 palabras para dar a conocer su fallecimiento: “En el día de ayer, víctima de una repentina enfermedad y después de agotarse todos los medios y recursos de la ciencia médica, falleció en esta capital el destacado escritor y poeta cubano José Lezama Lima. Su deceso constituye una sensible pérdida para la literatura de nuestra nación. En horas de la mañana de hoy, será sepultado en el Cementerio de Colón de esta ciudad” (Granma, martes 10 de agosto de 1976).

Tras la muerte, cuando el castrimo puso en funcionamiento con Lezama su práctica de la necrocultura, comenzaron a aparecer oleadas de lezamianos. Los poetas empezaron a leer como si todos fueran asmáticos, imitando sus dificultades respiratorias. Numerosos ensayos, estudios y tesis doctorales fueron escritos por los mismos que lo rehuían por temor a verse relacionados con el “apestado”. Personalmente fui testigo de un hecho que me irritó mucho. Pocos meses después de su muerte, entré en la librería La Polilla, en la Víbora, y mientras hurgaba en las mesas comencé a sentir olor a cucarachas. Ante mí, un montón de libros expedía esa fetidez; se trataba de la Poesía completa de Lezama Lima, que había publicado en 1970 el Instituto del Libro y que después fue recogida y almacenada. Por eso la indignación. Pero también la alegría. La grandeza del Maestro pasó la prueba del tiempo y a cien años de su nacimiento permanece vital, polémico, impresionando por su estilo y forma a quienes lo leen nuevamente o por primera vez.

Mientras, en Cuba celebran con el lanzamiento de una moneda conmemorativa y se realizan coloquios internacionales, peregrinación a su tumba, la reapertura de su casa como museo y hasta una “cena lezamiana”, en un país donde el hambre y las dificultades para conseguir alimentos son notorias. En el exilio, el Pen Club de Escritores Cubanos le rindió homenaje en el Koubek Center de la Universidad de Miami con la participación de Armando Álvarez Bravo y José Prats Sariol, quienes además se han presentado en la tertulia La Otra Esquina de las Palabras y en la Librería Universal. También el fotógrafo Iván Caña, durante la Feria del Libro de Miami, realizó una exposición con fotos inéditas de Lezama, entre otras actividades.

Cuando un escritor es grande, como José Lezama Lima, su legado permanece por encima de cualquier régimen social. Eso solo se logra a través del arte.

Reinaldo Arenas, rebelde e irreverente

El 7 de diciembre de 1990, el escritor Reinaldo Arenas se suicida en Nueva York, donde soportaba los estragos del Sida, una enfermedad que arruina lentamente. A veinte años de su muerte, su obra sigue siendo del interés del público y, coincidiendo con el aniversario, la editorial Point de Lunettes acaba de publicar Cartas a Margarita y Jorge Camacho (1967-1990), la correspondencia que Arenas sostuvo con el matrimonio.

Arenas es otro caso de un escritor del que el castrismo intenta apropiarse. Se ha creado en Holguín (su ciudad natal) el Premio Celestino de Cuento. En algunas publicaciones se han dado a conocer algunos de sus cuentos, pero en Arenas casi todo es irreverencia, rebeldía y anticastrismo, por eso es muy difícil publicar sus novelas, relatos o ensayos. Aun así se hacen intentos. Este año el escritor Tomás Fernández Robaina dio a conocer en la isla Misa para un ángel, una desmemoriada novela-testimonio donde el autor no es capaz de escribir el nombre de Otra vez el mar, una de las novelas más emblemáticas de Arenas. El libro se nutre de entrevistas, pero las que recoge son realizadas a personas en Cuba, no a los que dice entrevistó durante sus viajes a Estados Unidos para investigar. El resultado es un libro que ayuda a que los cubanos en la isla conozcan de la existencia de otro de sus grandes escritores desterrados de la memoria colectiva (y de las librerías), pero, por otro lado, pone a Reinaldo como un simple homosexual militante y no un anticastrista tenaz, un amante a ultranza de la libertad, un escritor como pocos.

También alrededor de la figura de Reinaldo Arenas hay oleadas de reinanianos. No obstante abundan los mediocres, resentidos y envidiosos que nunca se atrevieron a atacarlo en vida, y que tras su muerte, cuando ya no puede defenderse, no pierden oportunidad de desbarrar en su contra. Reinaldo y José Lezama Lima son dos de las figuras literarias más emblemáticas de la segunda mitad del siglo cubano. Sus obras son parte de la cultura cubana en sus distintas variantes. Lezama a través del barroquismo, cuidado al extremo, y Arenas mediante el desparpajo y la audacia.

Diciembre se viste de estas dos fechas importantes para la literatura cubana: el nacimiento de José Lezama Lima un 19 de diciembre de 1910, y la muerte de Reinaldo Arenas, ocurrida un 7 de diciembre de 1990.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

No es el mismo. Estos de ahora son los hijos y nietos.

Anónimo dijo...

Con las preocupaciones que tengo desde que me llegó por teléfono la noticia de que mi propio país viola mis derechos humanos básicos de entrar a la tierra que me vio nacer y que amo apasionadamente, me he quedado toda la noche desvelada y alguien me envió una comunicación sobre este debate en Cuba Inglesa, un blog que siempre he respetado.

Me parece que en esta ocasión Cuba Inglesa ha sido insensible a mi dolor, dolor de cubana, de mujer, de bloguera, de esposa, de amante, de madre, de hermana, de hija, de cubana.

Se han dicha muchas groserías, malas palabras. Yo no he estado en miami en casa de Portal ni he comido con Josán. Yo no he hecho brujería y yo no soy de meterme con nadie. He sido víctima pero me he sentido victimizada por este blog.

Hermanos, piensen bien y pongan a Cuba Primero. Mi error ha sido querer aglutinar a los cubanos de Alemania sin tener un plan de cuidarme las espaldas aunque no Yoani ni yo hemos podido nunca prever que la maldas se desborde como una fosa común. Yoani y yo somos mujeres con una estrategia contra la dictadura que nos desgobierna pero hay muchos que colaboran con esa dictadura haciéndose los demócratas. Hay muchas redes avispas por ahí y ahora yo no puedo entrar a Cuba.

Mas yo soy capaz de esperar que el tiempo decidida por obra de perseverancia. Lo único que quiero es que no se me siga diciendo esa mala palabra porque eso es feo. Perdonen, estoy alterada y no he dormido. Su bloguera AGUAYA Berlín

Anónimo dijo...

no es cuba inglesa, son comentaristas anonimos, hay una diferencia, sera bruta esta muchacha o le habra picado algo que se dijo aqui?

PAPAYA PROUD dijo...

A la señorita Berlin le digo que Papaya no es una mala palabra, como tampoco es un mal olor ni un mal lugar. Como puede usted declararse mujer y feminista y tener semejantes prejuicios contra el primigenio espacio de placer y dolor que es la Papaya, tal vez no la suya pero con seguridad la de tantas otras cubanas?

Anónimo dijo...

Me gustan los comentarios del blog, hay cierta informacion importante y creo que es un espacio para debatir pero pudiera ser mas util si no perdieran el tiempo en denigrarse unos a otros con las poses y egos

Anónimo dijo...

Tremendo peo se ha formado en el blog de Papaya Berlín. Llevo mis maletas para allá. Me mudo de CI. Aguaya está llamando COMEMIERDA y COMEPINGA a sus lectores.

Anónimo dijo...

Podemos seguir lo que hacen en la isla acerca de Lezama u otro escritor pues asi estamos informados por que cualquier dia le dan el carnet del partido post morten y aparece como un colaborador de la seguridad del estado y no faltaria mucho en hacerle un montaje de fotos entregandole una ordel al merito por haber resistido tanto hambre.

Anónimo dijo...

Que????? Cojo palco.

Anónimo dijo...

Palco en el blog de Aguaya quiero decir.

Anónimo dijo...

Srs, no jodan, esta claro que Aguaya no perderia el tiempo poniendo anonimos aqui ni en ninguna parte. Son solo jodedores, nada mas. Aguaya firma lo que escribe con su enlace directo a blogger, como toda una dama que es.

Anónimo dijo...

Yo lo que veo detrás de todo esto es un intento de subir los rating en los blogs. Cuidado no sea todo un montaje de Aguaya. La gente de los consulados no son tan amables como ella las pinta en el mundo real. Fíjense que no hay prueba escrita. Todo queda en palabra. El resultado es un gran protagonismo de Aguaya en los blogs. Todo el mundo hablando y comentando sobre ella. Esto me suena a la escuela de isis Vil y de Soez Valdes. Esa película ya yo la he visto.

Anónimo dijo...

caballo eres un cerebro

Anónimo dijo...

no, lo que es es un observador de lo obvio.

Anónimo dijo...

Por lo visto aqui puede ocurrir cualquier cosa, desde un atorrante desesperado por decir un disparate o hasta querer subir el reintin, haciendose sentir molesto porque no se habla de Erotica.

Anónimo dijo...

no era acaso un punto de partida hacia lo inimaginable?

Papagaya dijo...

Tiene razón el anonimo de las 10 y 51. Todo el mundo sabe que las consulas cubanas no hablan y mucho menos por telefono. El trabajo de ellas es morder. Eso es un cuento de Papaya que le han mandado a poner ahi desde Cubadebate para subir el prestigio de las consulas.