martes, 14 de diciembre de 2010

Patria de qué

Con ese cuento de la patria es que nos han jodido desde que el mundo es mundo. Patria de qué, la patria te la fabricas tú, la patria es tu familia, tus hijos, el lugar que te acoge y te permite respirar y crecer, donde el odio, la censura y la envidia no te hacen la vida imposible. Morir por la patria (en este caso Cuba) sería como morir por un charco de agua estancada. Solo vale la pena morir por tus seres queridos y por la libertad, porque solo se es plenamente humano cuando se vive en libertad. La patria es una prisión. La patria es chantaje emocional. La patria es la coartada con que los mediocres justifican su incapacidad para conquistarse un espacio. La patria es como la religión, el eufemismo al que recurren los débiles para disimular su vacío existencial. No tienen norte, no tienen meta, no asumen desafíos, no vislumbran horizontes, y entonces hablan de patria. Pero la patria es como un cascarón roto. ¿Acaso se aferra el águila al huevo del que salió?

Serenata diurna

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Aguaya "Papaya" Berlín acaba de dar una entrevista definitoria a Chiquita Mala. Me gustaría que fuera analizada aquí.

Anónimo dijo...

que encarne con el dichoso temita! A vivir sra que la vida es una sola. Vive tu vida trola, no la de los demas!

Anónimo dijo...

No soy trola. Tengo derecho a expresarme. Aguaya me censuró y por eso vine aquí. No busco solidaridad, sólo poderme expresar, señor mío, algo que se me niega en Desarraigos Merecidos.

Anónimo dijo...

¿Qué fue lo que pasó?

Rolando Santini dijo...

da lastima el que escribio el post,es presa de ese aparente desarraigo crecido del rencor.pero entiendo los porque,su causa es resultado del secuestro de la patria por una idiologia la cual la ha escamotiado para si misma,excluyendo a quien no participa de sus postulados.
la debilidad esta en dejarnos arrebatar este concepto y consentir en cederlo a otros,la debilidad estuvo en irnos y llorar como mujeres lo que no supimos defender como hombres.ahora seremos extranjeros en todas partes.

Serenata diurna dijo...

Te equivocas, yo soy un ciudadano del mundo. En este país no me siento extranjero. En Cuba era ciudadano de tercera respecto a los extranjeros. Era más extranjero en Cuba que en cualquier otro lugar. Y no por culpa de una ideología solamente, porque el problema de la mayoría de mis compatriotas (para no generalizar) no es solo de ideología, es mucho más profundo. Y no lloro, río, me realizo y soy feliz. ¿Llorar por la pobreza moral que dejé atrás, por la destrucción, por la envidia al prójimo, por la censura? ¡Solo un tonto o un carnero lloraría por eso! Ningún rencor, lo que siento es lástima por quienes viven aferrados a esos estereotipos de patria, religión, etc. Son muy limitaditos.

Serenata diurna dijo...

Gracias por subir el comentario!

Anónimo dijo...

palmas hay dondequiera, y malecones en Santo Domingo. Pero nada como los hijos de puta que hay en Cuba

Anónimo dijo...

Estoy absolutamente a favor de Serenata Diurna. El problema de Cuba no es la ideología sino el subdesarrollo mental, con Castro o sin él. Palmas y malecones? No me jodan. Y extranjero no soy en ninguna de las grandes ciudades cosmopolitas de este mundo.

Anónimo dijo...

exacto! Mucho menos aqui, en Nueva York, Miami, Chicago, Loa Angeles... nunca se siente uno extranjero en ciudades como estas. Tampoco en Londres ni Amsterdam, por ejemplo

Anónimo dijo...

Lo cubano no existe. Es pura abstraccion mas alla de un acento, algunos ritmos musicales y unos simbolos patrios que son solo eso, simbolos vacios. Todo simbolo es una abstraccion. Lo cubano es una mezcla aun no cuajada de muchas culturas y nacionalidades. Una mezcla a medio hacer donde lo chino, lo africano, lo iberico tienen todavia una presencia demasiado fuerte a nivel de caracteres y esencias. Pero los "cubanos", tan desmesurados y superlativos como siempre, nos hemos empennado en disfrazarnos de patriotas.

Anónimo dijo...

Y lo de lo chino queda más para la anécdota. Eso no cuenta. Es conjunto nulo o vacío. Lo cubano es una subcultura de lo hispano hecha de negro y español. Algo indefinido y marginal.

Anónimo dijo...

En sintonia con todo lo dicho en el post.
Algunos comentarios no los comparto, en particular estos que reniegan, rechazan y hasta parecebn odiar Cuba, su lugar de nacimiento. Esto se comprende, sabemos que algunos emigrados y exiliados, por no decir la mayoria, cuando llevan un cierto tiempo lejos de su pais de origen terminan detestandolo, en parte por despecho. Es el lote del exiliado y del emigrado.

Rechazar los patriotismos y demas nacionalismos es necesario, vital, pero rechazar sus origines, sus raices, es arrancar parte de si mismo. No lo creo en absoluto saludable.

Por lo tanto hay que alejarse de todo tipo de resnentimiento: el culpable de tantos destierros y exilios no es Cuba, son los Castro y los castristas. No hay que confundir.

Anónimo dijo...

Lo que dice Rolando Santini es evidente. Pero estas evidencias parece que se olvidan.
Excelente Rolando.