martes, 3 de marzo de 2009

Perros y talibanes

por Armando Añel

A los talibanes (Hassan Pérez, Pérez Roque, Carlos Valenciaga, Otto Rivero, etcétera) los marcaba un denominador común: habían sido promovidos por el propio Fidel Castro y, consecuentemente, se caracterizaban por reproducir el talante hosco y el pensamiento vacuo del “máximo líder”. Los caracterizaban, además, unas maneras gansteriles por las que la banda de Raúl Castro, la vieja mafia de la Sierra Maestra, debía sentir algún desprecio, o al menos cierta desconfianza. Ya se sabe que, más que nada, son los polos opuestos los que se atraen.

De manera que una primera explicación a este desmoronamiento talibán podría radicar ahí, en la naturaleza parasitaria y mafiosa del ala juvenil del conservadurismo castrista. Lo cierto es que si ya existía una mafia organizada y probada en mil batallas (los Raúl Castro, Ramiro Valdés, José Ramón Machado, etcétera), y si además los talibanes respondían directamente a un líder que ya no es, lo más natural es que desaparecieran del escenario. A la vieja mafia no le interesan demasiado los destinos de la nueva mafia –sobre todo cuando ha sido promovida por un mafioso ya al borde de la muerte-, sino su propia permanencia en el poder y la continuidad de un proyecto contrarrevolucionario que involucra a sus familiares e intereses a largo plazo.

Una segunda explicación a este súbito descalabro talibán es de carácter simbólico, y podría apuntalar, a su vez, la continuidad del proyecto contrarrevolucionario indicado arriba. Indirectamente, el ascenso al parnaso mediático de Barack Obama, su electrizante populismo, la relevancia histórica de su toma de posesión, más los múltiples retos que todo ello impone a un régimen que, como el castrista, respira por la boca del nacionalismo antiamericano y vive de la representación, podrían haber puesto a pensar a la vieja guardia. Era preciso “mover ficha” ante la conmoción obamista, y el raulismo finalmente ha pisado el acelerador de su particular tránsito hacia el cambio cosmético. La reforma sólo puede ser económica, como tantas veces se ha dicho. Pero serán los viejos perros los que le ladren a la luna.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

viejos y nuevos, todos chupadores...

Anónimo dijo...

ay ay...estos hermanitos...

Heriberto Hernández Medina: dijo...

Felicitaciones, amigo. No había podido responderte. Me gusta esta nueva onda. Más flexible y versátil. Mucha suerte y cuenta conmigo como siempre. Te mando algo pronto. Saludos de HH.

Armando Añel dijo...

Gracias Heriberto, siempre contamos contigo. Dices bien, esto es más interactivo, y por ahí queremos caminar. Un saludo y no te pierdas.

Anónimo dijo...

Sera interesante ver si se repite el fenomeno sovietico despues de la muerte de Stalin, porque el comunismo en su variante totalitariaa alli duro como 30 años mas despues de muerto el bigotu. Quien nos iba a decir que ibamos a llegar tan lejos.

Fantomas dijo...

No querran soltar la gallina de oro jamas. Los hijos de Raul, nietos, trataran de continuar la legacia mafiosa. Tenemos que arrebatarles el poder a la fuerza Nuestra unica opcion
A tiro limpio y en la calle

Anónimo dijo...

Fantomas, y quien va a tirar los tiros si se puede saber?

Fantomas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fantomas dijo...

Eladio dijo...
Fantomas, y quien va a tirar los tiros si se puede saber?

Eladio esa es la pregunta de los 64 mil chavitos

Yo que se

Pero mas vale que sea rapido o moriremos sin ver a Cuba libre

Anónimo dijo...

Pero qué edad tú tienes Fantomas?

Fantomas dijo...

Menos de lo que tiene la revolucion , naci en ella

Anónimo dijo...

Bueno, pues te quedan por lo menos 30 más, suficientes para ver como Cuba se putiniza.