jueves, 12 de noviembre de 2009

El centro de la atención

por José Luis Sito

Hay personas que insisten en poner sus prioridades por encima de la única prioridad que vale: la libertad de Cuba. Para estas personas lo importante es su calendario, sus acciones y sus debates. Como si hubiera que hacer una lista de premiados entre los que más reciben golpes o entre los que más son acosados por el castrismo.

Realmente es algo espantoso poner en competencia los golpes recibidos por Yoani Sánchez con el sufrimiento de los sitiados. Esto demuestra un indigno comportamiento de egocéntrico (a) y de enfermo vanidoso (a) que sólo actúa en función de sus intereses, de su enfermizo deseo de ser el centro de la atención.

Tanto los sitiados como Yoani Sánchez, como Pánfilo, como los prisioneros todavía en la cárcel de la Primavera Negra, como Darsi Ferrer (en la foto), como los miles de encerrados por razones supuestamente comunes y que en realidad son otros prisioneros políticos, todos, merecen el mismo grado de cuidado y de preocupación.

Pero para algunos anticastristas no. Para algunos, Yoani Sánchez es dudosa, ambigua, hay que someterla a toda una batería de críticas y de dudas. En realidad son pobres y miserables envidias y celos. Algo que puede curar un buen analista y que merece, sobre todo, mucho desprecio.

Para estos espíritus malformados y deformados por su insana psicología, hay que competir los unos con los otros. De esta manera se fabrican grupos y grupúsculos de un bando que se opone a otro bando, los sitiados contra los yoanistas, los panfilistas contra los prisioneros políticos, etcétera. Esto es sencillamente de una estupidez que asusta, y sobre todo de una maldad que puede hasta cuestionar los reales motivos que los empujan.

Son de una tristeza que agobia estos comportamientos. Siembran desunión, cizaña y entorpecen considerablemente la labor de resistencia. Zoe Valdés no es la autora de estas campañas competitivas, es otra persona. Zoe Valdés sufre de otros problemas que también sería urgente tratar, pero no de estos. Aunque en el fondo se parecen: personalidades psíquicamente frágiles que siembran confusión.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Y quien es sito? El heroe nacional?

Anónimo dijo...

no, el heroe virtual

jijiji

Anónimo dijo...

tu deberias firmar doble anonimo o triple anonimo, siempre escribes dos o tres comentarios al mismo tiempo, en un minuto escribes una pregunta y tres autorespuestas,como si fueran cuatro comentaristas, eso es deprimente y estupido.

Anónimo dijo...

tu es que debes tener conexion a moden telefonico

o es que estas en cuba?

Anónimo dijo...

tremendo quimbe

Anónimo dijo...

Lo mejor que he leído con respeto al tema.

Anónimo dijo...

por fin una opinion desinteresada! gracias 20.33

Anónimo dijo...

Algo que puede curar un buen analista y que merece, sobre todo, mucho desprecio.
como es eso se faja contra el desprecio y pide desprecio? jijiji

Anónimo dijo...

El tipo de la foto le esta tocando una teta a la ruvia

Anónimo dijo...

muy atinado 22.05, muy atinado

Anónimo dijo...

El que hable mal de Yoany hay que hacerle un acto de repudio

Anónimo dijo...

se llama simplemente Ernesto Hernandez Busto con su alioado Alexis Diaz Paz...

Anónimo dijo...

tas diciendo lo que ya se ha repetido miles de veces pero no entienden NA

jose luis sito dijo...

El articulo de Jorge Ferrer en el Tono de la voz (portal de Cubaencuentro) me parece ejemplar por su penetrante reflexión y las cuestiones que plantea en torno a la resistencia y a las urgencias a su alrededor.

En él se percibe esa transformación generacional en la disidencia, en sus métodos o actores, en lo que se puede calificar de una disidencia "tradicional" y otra "moderna". Aunque esto merecería mucha tinta y mucho papel.
No se puede negar que hay diferencias, pero nunca, jamás, Marta se ha opuesto a Yoani o Yoani a Marta para una especie de competición absurda e insana si fuera el caso. Lo que ocurre es que algunos han intentado, e intentan, confrontar, enfrentar a personas o movimientos que son diferentes pero tienen los mismos propósitos y que no se definen en absoluto como adversarios ni competidores pero complementarios.

El movimiento de Vladimiro Roca es complementario del de los blogueros en Cuba y de todos los demás movimientos. Lo insoportable y falsificador es cuando se pretende disgregar la disidencia cubana con acentos de competencia y de rivalidad de los unos contra los otros. Los tradicionales contra los modernos, los de Miami contra los de Barcelona, los sociodemócratas contra los liberales de derecha etc y etc. Esta táctica ha sido siempre la del castrismo, dividir para reinar, y no podemos los resistentes caer en estas trampas.
No debemos dejarnos llevar por concursos de belleza disidentes, por personas que conciben el trabajo de resistencia en términos de personalismos y como competidores. No se compite con nadie, se lucha contra el castrismo y por la libertad de Cuba, es y debiera ser nuestra única preocupación.

El problema no es Yoani ni Marta ni Vladimiro ni Oswaldo, el problema, la enfermedad es el castrismo. La solución está en el coraje y en la determinación de todos los cubanos, en la movilización de todos y en la búsqueda todos unidos de las mejores estrategias y de los mejores fines para lograr la libertad de Cuba.

Lo que no podemos hacer es de competir absurdamente los unos contra los otros y de separarnos los unos de los otros con acusaciones que nada tienen que ver con la crítica constructiva y con la legítima necesidad de hacer preguntas.

Jorge Ferrer habla del “divorcio” entre diferentes sucesos y de la “distinta atención” que han recibido. Esto merece pensar un poco más sobre la causa de este divorcio que para mi reside en la ausencia de una coordinación de la resistencia, de una dirección y de una plataforma común de todos los grupos opositores. Cuando no existe, cada uno tira por su cuenta y en orden disperso. Esto merece reflexión. Pero lo inadmisible es cuando hasta se insinúa que Yoani Sánchez ha creado artificialmente esa golpiza para acaparar el papel protagonista. Los que piensan así me parece que necesitan sobre todo ayuda psicológica.


El castrismo está en estado de descomposición avanzado, son sus últimos momentos, tenemos que acelerar su putrefacción entrando en la vía de la movilización y de la protesta generalizada a todo el pueblo cubano. Para ello necesitamos a todos, sin excepción. Necesitamos una unión que me atrevo a calificar de sagrada. Los desunionistas que reflexionen.

En estos momentos Marta Beatriz Roque està en un estado muy grave, por culpa de las privaciones, de la carcel que ha padecido, de los golpes que ha recibido, esto hay que denunciarlo al mundo. Hay que denunciar estos crimenes del castrismo, hay que gritarlo si necesario. Esto es lo importante.
Son hombres y mujeres que son el honor de Cuba.

Armienne dijo...

Este artículo es magnífico y el comentario de José Luis Sito lo enriquece de tal manera que casi no hay que decir más.
En mi opinión ese enfrentamiento, las dudas, las maquinaciones que se han desbordado sobre los blogueros cubanos y los opositores tradicionales, en las cuales juegan un penoso papel blogs sostenidos por individuos del exilio, o son maniobras de descrédito castrista o producto de rencores, de deseo de protagonismo o de frustarciones personales.
Los blogueros cubanos son el nuevo movimiento opositor basado en los tiempos actuales y la tecnología. El uso de la internet les permite llegar a donde nunca antes han llegado los opositores tradicionales y llegar de una manera rápida y efectiva. La oposición tradicional se encuentra mucho más limitada en la difusión de sus programas y, precisamente gracias a los blogs como éste es que tiene una difusión internacional.
Que se sepa no hay diferencias ni dudas entre los blogueros "desde Cuba" ni entre estos blogueros y la oposición interna, por lo tanto, todo lo que se diga al contrario es falso.
Siempre he dicho que son los cubanos de "adentro" los que llevan en sus manos las riendas de la lucha por la libertad de Cuba y nosotros, los de afuera, somos su apoyo, sus voces, sus vínculos para lograrla.
Quizás esta última idea, mediante la cual muchos exiliados pierden su protagonismo, es la que ha desatado el ataque a los blogueros y los opositores internos.
Si no nos unimos será muy difícil llevar a realidad nuestro sueño de libertad.