jueves, 26 de noviembre de 2009

La húmeda mancha roja

“Me resulta penosa la situación de los órganos de inteligencia: lidiar con un grupo de jóvenes que se dedican a estudiar, pintar o escribir debe ser bastante decepcionante. Supongo que cuando se graduaron creían que salvarían la patria de agresiones externas, protegerían la sociedad del crimen organizado y lucharían contra la corrupción social y gubernamental. ¡Qué triste debe ser mirar atrás y darse cuenta de que para lo único que ha servido tanto esfuerzo es para reprimir y acosar muchachos! Cuánta envidia deben sentir de sus homólogos segurosos por ahí, por el mundo, desmantelando redes criminales y salvando civiles; mientras ellos años tras año restriegan las manos del poder, sin lograr quitar la húmeda mancha roja que les embarra la cara y la ropa”.

Claudia Cadelo

No hay comentarios: