jueves, 26 de noviembre de 2009

¿A quién seguir? o El circo romano

Anónimo 1:

“Supongo que lo de los cubanos es una cuestión de sentirse cheerleaders. Así Castro les recetó discursos al sol durante horas, en vez de darles pan y/o circo. Estoy completamente convencido de que los cubanos sólo por un "azar histórico" no inventaron el circo romano. Supongo que únicamente fue por el hecho de que no podían participar todos a la vez: así inventaron los actos de repudio: excitantes como las películas del sábado y nada peligrosos para los participantes”.

Anónimo 2:

“No se trata de ser cheerleaders, sino de ponderar las cosas. Es una situación contradictoria, y lo peor en estos casos es ser pasional. Gustarnos no nos gusta, pero entre nosotros nadie gusta mucho sin que salgan las contradicciones. Hay memoria, y sabemos que Yoani no es confiable, pero no se trata de confiar en ella, no es algo personal, sino de ser lo más objetivos posible. Ella como persona es un elemento totalmente secundario en esto, se trata de lo que cada quien puede hacer de modo concreto”.

Patria Libre:

“Lamentablemente el pueblo cubano, en su conjunto, ha demostrado que no se merece la libertad que han conquistado otros. La propia blogosfera cubana --un muestrario en miniatura de todo el país-- prueba lo que somos. Mientras hay realmente dos o tres blogs dentro de la propia isla "jugándosela al canelo" y recibiendo palos in situ (Generación Y, Octavo Cerco, Desde aquí), la mayoría de los blogueros en el exilio se la pasan discutiendo tonterías entre sí, en el mejor de los casos”.

Pepito Grillo:

“La Reina de la Noche, Isis Wirth, se queja de simetrías y de quienes no admiten la crítica remitiéndose a Barack Obama e insinuando, tal vez, la figura de Yoani Sánchez, mientras en su propio blog ejerce una censura escandalosa. Zoe Valdés defiende su derecho a discrepar, y sin embargo en su blog elimina comentarios a trocha y mocha, según le da la vena, y sin que medien insultos o groserías por parte de los censurados. En el propio blog Generación Y, no sabemos si de la mano de la propia Sánchez o de la de quien le sirve de editor en el exilio (que al fin y al cabo viene a ser lo mismo), se vetan IPs sin explicación alguna, y se censura abiertamente. El propio esposo de Sánchez, que acaba de sufrir un mitin de repudio –otra expresión de la represión cubana—, criticaba despectivamente la iniciativa contra la censura del pasado 1 de junio en Internet, en la que participaron cientos de internautas que pedían libre acceso a la Red en Cuba, como obra de unos bloggers ahí.

“¿En quién confiar? ¿A quién creer? ¿A quién seguir?”.

En Cuba Inglesa

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hay que retomar la lista de blogs que censuran a trocha y mocha