lunes, 16 de noviembre de 2009

Los huesos de Federico García Lorca (I)

por José Luis Sito

Ha comenzado en la zona de Alfacar (Granada) la excavación de la fosa común donde yace enterrado desde hace 73 años Federico García Lorca. Esta fosa no se abre para encontrar los restos del poeta, ya que la familia se ha opuesto a su exhumación, reclamando desde siempre que se respete el lugar y los restos mortales, sino para exhumar los cuerpos de otros fusilados y enterrados con Lorca. Pero, de hecho, algunos ansían encontrar los huesos del poeta en esa fosa para exhibirlos al público y a la memoria de los españoles. Será el trofeo de guerra de los izquierdistas y de los socialistas de España, el apogeo de la llamada ley de la memoria histórica promulgada bajo el socialismo de Zapatero.

Vicente Aleixandre, en su poema El enterrado, dedicado a Federico, nos ofrece este verso calmo: “bajo la tierra leve que amorosa descansa bajo tu pecho”. Era mucho descansar para los grupos y asociaciones que iniciaron un levantamiento contra el reposo de las víctimas de la guerra civil española. Para estos grupos y grupúsculos provenientes de corrientes izquierdistas más o menos extremistas, el reposo de Lorca y de las demás víctimas del franquismo era obsoleto comparado con los beneficios que podían sacar. El pasado, la Historia y su memoria, podían ser útiles políticamente.

Durante los 14 años del gobierno socialista de Felipe González nunca se mencionó esa memoria, ni tampoco en el programa electoral del PSOE para las elecciones del 2004 que ganó Zapatero. Fue a partir del 2000 cuando se empezó a exhumar cadáveres y a explotar la vena de las fosas comunes. Más exactamente, y no por casualidad, fue a partir de la llegada de la derecha al poder con la presidencia de Aznar, a mitad de los años 90, cuando comenzaron los apoyos y la amplificación a los grupos y asociaciones que pedían la exhumación de la memoria histórica. Era un tema que podía levantar pasiones y perjudicar al adversario político.

Hace unos años un manifiesto proclamaba que “la memoria histórica es un campo de batalla de la lucha de clases”, y algunos exigieron que se recalifique los crímenes franquistas de genocidio, sin ningún respeto por la gravedad de este vocablo. Si se pretende recuperar la memoria de aquellos que murieron por la democracia, en realidad se instala un revisionismo histórico a beneficio de la izquierda, cuando es sabido históricamente que muchos de ellos entonces soñaban con fundar una dictadura estalinista. Todavía lo sueñan.

La guerra civil española fue el primer enfrentamiento armado europeo entre dos ideologías idénticas en su fondo negro: comunismo contra fascismo. Dos extremos que combatieron a sangre y muerte, con una barbarie de espanto. Las falanges del general Franco contra las milicias “revolucionarias” del camarada Stalin. Los guardias civiles contra los comisarios del pueblo. Alguno tenía que ganar. Ganaron en España las criminales camisas brunas. Cabe preguntarse qué hubiera ocurrido si hubieran triunfado las criminales camisas rojas dirigidas por Moscú, si entonces España no hubiera vivido un régimen comparable al castrista. Quien fue derrotada fue la democracia, y gracias a los dos bandos extremistas.

Los herederos izquierdistas de aquellos tiempos e ideologías pretenden hoy ganar en las fosas comunes, y con los huesos de los enterrados, la guerra que perdieron entonces. Un poeta hace oficio de valedor, de padrino.

9 comentarios:

Jose dijo...

No cabe duda que de haber triunfado el Frente Popular hoy España sería algo parecido a Cuba, Bulgaria o Rumanía... Efectivamente el suelo hispano fue el primer escenario, por desgracia, en que las dos ideologías totalitarias que azotaron y asolaron el continente Europeo se enfrentaron sin disimulos y encarnizadamente por vez primera...

Muy acertadas y bien traídas las palabras de mi genial y premiado con un Nobel paisano, muy bien otorgado en aquella ocasión..., por cierto... También don Felipe González, sevillano así mismo, con cuyos gobiernos crecí y con quien no estuve de acuerdo, en mucho de lo que hizo y en todo lo que dejó hacer..., en esto de no remover el pasado, el más tétrico, acertó... Su heredero, sin embargo, un indocumentado y un indolente intelectual, sin embargo quiere borrar a golpe de pala, con la vista puesta en sus votantes más radicales y las urnas, el proceso de reconciliación nacional que supuso la Transición, un error desde su miope punto de vista, pero que tanto bien y tanta prosperidad nos ha supuesto para los españoles de nuestros días, a los que nos queda tan lejos la Guerra Civil, la última, esto es, como las Guerras Púnicas...

Lorca, también medio paisano mío, pues mi madre era grandina y yo me siento de adopción, no merece protagonizar este necrófilo espectáculo... Ni su familia lo desea, y como ella, para empezar, la inmensa mayoría de su culta ciudad natal, que vive una pesadilla desde que la Junta de Andalucía, con el impulso de ciertos intelectuales, como pueda ser el hispanista Ian Gibson, quien pretende colgarse una medallita de llevarse a cabo la exhumación del genial poeta... Como no le dejan enredar en su país se viene al nuestro a hacerlo..., ¡hay que fastidiarse...!

En fin, enhorabuena por el artículo.

Buen día.

jose luis sito dijo...

Gracias Jose, tus palabras tan acertadas y con las que me siento en total sintonía.
Coincidimos plenamente en el desacierto y la visión estrecha y estreñida de un Zapatero que ha llevado la vida política española a una crispación hasta vulgar, rodeado y asociado con grupúsculos izquierdistas revanchistas y rencorosos, y desprovisto de la capacidad de pensamiento intelectual para dirigir un país como España, país complejo y de amplia cultura, con una Historia muy particular.
Lorca es precisamente un poeta, y encerrarlo en un cajón tan estrecho como lo político es de una miseria intelectual que deprime. Su teatro ambulante no iba dirigido a una franja de la población, es casi ridículo decirlo. Por lo tanto encerrando a Lorca en estas casillas solo se pretende que calle. Quizas se trate de esto precisamente, de hacerlo callar, desenterrándolo de enterrarlo de nuevo, y más profundamente. Triste época…

Gracias Jose, tu comentario es de una calidad que ya quisiéramos tener todos, para poder así dar paso a diálogos enriquecedores.
Un saludo y buen día.

Anónimo dijo...

Gracias a Jose,y a Jose Luis Sito sus comentarios sonde una calidad que ya quisiéramos tener todos, para poder así dar paso a diálogos enriquecedores

Anónimo dijo...

Gracias a Jose,y a Jose Luis Sito sus comentarios son de una calidad que ya quisiéramos tener todos, para poder así dar paso a diálogos enriquecedores

salio con erratas,perdon.

Anónimo dijo...

Gracias a Jose, y a Jose Luis Sito sus comentarios sonde una calidad que ya quisiéramos tener todos, para poder así dar paso a diálogos enriquecedores
ahora si, perdon

Anónimo dijo...

Gracias a Jose,y a Jose Luis Sito sus comentarios son de una calidad que ya quisiéramos tener todos, para poder así dar paso a diálogos enriquecedores
ahora si, perdonen otra vez

saludos

Jose dijo...

Nada, nada..., en cualquier caso, gracias a ti, José Luis, por tratar esta clase de asuntos, tan interesantes como controvertidos, tan fatalmente de actualidad..., de una forma tan inusualmente equilibrada... Aprovecho la ocasión para, así mismo, expresar mi gratitud a quienes dirigen y dan vida con sus aportaciones a esta magnifica tribuna, por, además de hacernos gozar un rato y profundizar en el conocimiento de la realidad de aquella orilla del Atlántico, permitirnos a cuantos por aquí pasamos expresarnos sin cortapisas.

A todos, un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Ven aca, una preguntica: andan buscando los huesos o las plumas de Lorca?

Anónimo dijo...

magnifico articulo