jueves, 19 de noviembre de 2009

Refundación de West Havana

por Anonimón III de Alejandría

Cuando ocurrió el otro hecho, el innoble, su propósito era borrar la nobleza del primero; es decir, aquella libertad suprema de Thamacún, cuando los ingleses simularon abandonar La Habana, pero persistieron en un islote aislado. También cuando el segundo hecho, que para diferenciar llamaremos la Catástrofe, estaba ocurriendo otro gran salto; éste era la expansión de la pujante Habana hacia el Oeste, con ese horror de las élites por lo vulgar. La detención de este salto era pues el triunfo de la vulgaridad, pero no contaba con la astucia de Dios; esa materialización del acto en el hecho espiritual en que se recupera Thamacún, la nación perfecta que ya ocurre en el espíritu de los habaneros que añoran la colonización inglesa.

Este descubrimiento singular ocurre, como todo crecimiento espiritual, por causa de otra crisis; que fue el vencimiento de Westh Havana, nuestra colonia en Alejandría, por la vulgaridad de Nuevo Songo. Está claro que no se trataba de habaneros, sino de vulgares palestinos, son de Songo la Maya; siempre viene de allá la peste, del Este innoble que alimentó a la Catástrofe. No es de extrañar entonces este exceso suyo, en que pretende la grandeza del West, a donde huye presurosa la verdadera ciudad; donde yo, Anonimón III de Alejandría, descubro esta maravillosa cesta que pone Zeus a mis pies para que me alimente.

El artículo completo aquí

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya, cantinflada.

No, perdon. Cantinflas no buscaba aburrir sino entretener.

Anónimo dijo...

"a donde huye presurosa la verdadera ciudad". Hermosas palabras.

siempre hacia el oeste, siempre hacia el oeste...

Anónimo dijo...

huyendo de la policia

Anónimo dijo...

Vaya cantinflada, quise decir.

Lo escribio borracho?

Anónimo dijo...

"Hermosas palabras". jajaja

Anónimo dijo...

si, pobre idiota, lo escribio borracho de placer, algo que tu nunca sabras que significa

Richard del Monte Jr. dijo...

Últimamente los instintos guerreros se han apoderado del territorio libre de Cumberland, o del Hecho en su vertiente más heterogénea. Pero ese camino no conduce a ninguna parte, amigos. El Hecho es o no es. Quienes no comparten sus premisas, imaginación vs realidad, es imposible que puedan acercarse a él objetivamente. A esos debemos entenderlos, no intentar explicarles algo que no comprenderían ni en un millón de años.

Anónimo dijo...

Todos los animales son ighuales, pero algunos son más iguales que otros, y es la vulgaridad de unos la que persigue a la superioridad de otros. ¡Que la nación thamacún!

Pánfilo dijo...

Hip!

Anónimo dijo...

jijijiji