lunes, 7 de diciembre de 2009

Ana Cabrera Vivanco sobre la nacionalidad cubana

“En ningún país civilizado se concibe que un ciudadano que conserva su nacionalidad, se vea obligado a pedir permiso de entrada o salida de su país. Cuando converso con la prensa aquí en España, les cuesta creer que esta negativa vaya más allá de la política o más bien que la política se imponga en todos los sentidos y variantes de nuestra vida: Si a un brasileño, a un argentino, a un británico, le dijeran que Ronaldinho, Maradonna, Beckham o cualquiera de sus estrellas de fútbol son traidores, desertores, apátridas o Judas Iscariotes por jugar para un equipo de liga en el extranjero, se echarían a reír en nuestras narices. Cuesta entonces creer que a nuestras estrellas del béisbol, voleibol, a nuestros músicos, artistas e intelectuales, se les considere desertores y se les niegue incluso la entrada a su patria no ya para dar un concierto, presentar un libro o jugar béisbol en la liga nacional, sino que ni siquiera se les permita asistir al entierro de sus seres más queridos”.

Ana Cabrera Vianco entrevista por Armando de Armas para Martí Noticias

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Por que los ciudadanos norteamericanos no cubanos deben pedir permiso para ir a Cuba, y en la mayoria de los casos no se les otorga? Por que el propio estado norteamericano limita a que lugares pueden ir sus ciudadanos, criminalizando a quienes van a esos lugares prohibidos?

Anónimo dijo...

La respuesta está en los errores del lobby cubano, que han hecho tan mala política anticastrista que la dictadura sale beneficiada. Tal parece que estén inflitrados, diría uno medio psicótico. El embargo? Un regalo en bandeja de plata a la dictadura.

Anónimo dijo...

Que se puede esperar de un lobby cubano que impone en los ciudadanos norteamericanos lo mismo que critica en los de Cuba...
Tienen la misma mentalidad totalitaria...

Anónimo dijo...

esta si es una escritora que se respeta, no como la soez

Anónimo dijo...

¿El apellido es Vianco o VIVANCO?

Anónimo dijo...

Es Vivanco.

Anónimo dijo...

Oye, Añel. Cómo entran ñangaras últimamente a este blog.

Anónimo dijo...

¿Dónde están los ñángaras? No veo a ninguno.

Anónimo dijo...

Yo tampoco los veo...!

Anónimo dijo...

Esto es de ñangarones...

La respuesta está en los errores del lobby cubano, que han hecho tan mala política anticastrista que la dictadura sale beneficiada. Tal parece que estén inflitrados, diría uno medio psicótico. El embargo? Un regalo en bandeja de plata a la dictadura.

Anónimo dijo...

tu nivel de inteligencia es tan elevado que me declaro tu seguidor incondicional

Anónimo dijo...

seguidos incondicional de un fantasma?

jijiji

Anónimo dijo...

Una magnífica novela Las Horas del Alma. Las palabras de esta autora en su presentación en la feria de Miami me llegaron al corazón. Gran escritora y gran cubana.