domingo, 11 de abril de 2010

Bailando sobre la tumba de un muerto

por José Luis Sito

El diálogo de sordos entre Carlos Alberto Montaner y Silvio Rodríguez puede ser motivo para múltiples interpretaciones o lecturas. Antes que nada, cabe notar esta constatación: no habrá nunca entendimiento, acuerdo, concordia, concertación, y menos fraternidad posible, entre los dos. Y no es porque el desterrado no quiera –Montaner lo ha demostrado en lo que escribe—, sino porque el castrista no puede salirse de su oscuro refugio ideológico sin correr el riesgo de exponerse a la luz del día.

El castrista es un doctrinario, un sectario, un racista de clase, un fanático irremediable. Es así como estos entusiastas son entrenados en las diferentes oficinas del partido único. El ejemplo del “niño Elián” está hoy a la vista: este joven recibió entrenamiento, no educación. Recibió consignas y mandatos, ordenanzas, enunciados manipulados, propaganda, explicaciones distorsionadas por medio de instructores militares. La juventud cubana recibe entrenamiento militar, no educación. La juventud cubana es para el régimen un ejército ovejuno. Silvio Rodríguez recibió este entrenamiento, y a no ser que se le cambie el cerebro, a él y a otros como él, sólo se obtendrá un diálogo de sordos.

Las respuestas del cantante propagandista demuestran la intransigencia castrista, la vehemencia de sus propósitos y el desprecio hacia sus llamados enemigos. Están absorbidos por sus teorías y sus abstracciones, falsificaciones recibidas a golpe de martillo. La realidad para ellos es una ilusión, lo que ven no es el resultado de acciones y acontecimientos concretos, sino de inmateriales construcciones ideológicas, de doctrinas, idealizaciones, embelesamientos. Así, la realidad puede ser constantemente moldeada para que entre, a la fuerza si es necesario, en sus modelos y creencias.

El castrista intenta arrancar a Cuba de su pasado, un pasado radicalmente condenado, para instalar un presente perpetuo e inamovible que nunca se ajusta al futuro grandioso y paradisíaco que fantasea. El partido es inmortal y el futuro radiante siempre está por llegar: el castrista vive “preparando el milagro de caminar sobre el agua”, como dice la canción.

En Cuba, a esta agrupación de fanáticos iluminados esperando un milagro se les llama “revolucionarios”. Es una comunidad que excluye drásticamente a los “enemigos del pueblo”, los contrarrevolucionarios, formando así la imagen no de un Estado-nación, sino de un Estado-tribu. La tribu de los revolucionarios. Son los guardianes del milagro.

Podemos dialogar y reconciliarnos con todos aquellos que hayan sido capaces de ver la luz en medio de la oscuridad. Podemos entendernos con comunistas o socialistas dispuestos a negociar democrática y civilizadamente. Pero es imposible encontrar un modus vivendi con fanáticos. El mérito de Carlos Alberto Montaner y de este diálogo de sordos, entre tantos otros, es el de habernos suministrado una prueba de tal evidencia.

Los castristas dieron un concierto como contestación al asesinato de Orlando Zapata y a la ola de protestas en todo el mundo. ¿Qué podemos esperar de ellos cuando la respuesta ha sido bailar sobre la tumba de un muerto?

8 comentarios:

Anónimo dijo...

discrepo con Sito ya yo estoy mas cerca del fin que el. Todo apunta al fin. A que Silvio al final se escurre y se salva, a que si?

Anónimo dijo...

yo pienso lo mismo. Silvio esta, inteligentemente, disennando su puerta de salida. En eso lleva ya un tiempito. Y por supuesto, tiene que ser muy sutil, no puede incurrir en chapucerias. Fijense que se hizo el loco cuando Montaner introdujo la critica martiana al marxismo. Cuando todo se derrumbe Silvio podra decir: Bueno, pero yo dije cosas que nadie se atrevio a decir en Cuba, AQUI ADENTRO y cuando era peligroso. Soy de izquierdas, soy socialista, y que?

Y entonces, ahi si, se postulara para encabezar la asamblea nacional.

Anónimo dijo...

Podra decir: Yo dialogue con ustedes.

jose luis sito dijo...

Quizas tengais razon. La doble moral, el doble lenguaje, esconder sus intenciones y pensamientos es moneda corriente dentro del castrismo.

Pero aunque yo siempre haya promovido y alabado el dialogo, con ciertas construcciones mentales es imposible. Los castristas solo tienen enemigos y ovejunos. Con ellos no funciona el dialogo, sino la resistencia activa y determinada. Pero ahora ya sabemos que caben en un bolsillo, somos ahora mas numerosos y el miedo ha cambiado de campo. Todo llega. Ahora el futuro es nuestro.
Un saludo

Ernesto G. dijo...

Silvio se salva? Quizas.
Sigue jugando a la ambiguedad de siempre, ya tan predecible.

Muy extraño eso de ir a un concierto y no cantar. Muy extraño que no le hayan garantizado publico (todavia tienen maneras de hacerlo). Querrian que hiciera el ridiculo? O sera que me equivoco y ya no tienen la capacidad de crear publico?

jose luis sito dijo...

"reflexionando" asi con rapidez diria que ya no tienen capacidad de movilizacion. Y eso tambien se nota en la Web. No pueden movilizar porque no tienen tema para movilizar. El "niño Elian" era un tema ideal, o el imperialista Bush por ejemplo. Con esos temas todavia podian engañar, ya que el engaño es la estructura de la propaganda castrista.
?Pero con que van a desplazar las masas en las plazas? ?para qué? Necesitan motivos, y ya no los tienen. Ni el tema del embargo es un motivo suficiente ya.

Estos regimenes necesitan propaganda para que la maquinaria funcione. Cuando los motivos y los temas se agotan, solo queda visible la mentira que con ellos escondian. Queda la mentira al desnudo, es entonces cuando empiezan a derrumbarse. Las plazas se vacian y los discursos violentos, encendidos se agotan, se apagan. Queda unicamente la realidad a la vista, sin las cortinas de retorica y los falsos decorados de las tribunas antiimperialistas.

Necesitan algo para que funcione la maquinaria de la propaganda. me arriesgo a predecir una catastrofe futura: una guerra de Chavez contra Colombia. Esta guerra seria muy util, tanto a Chavez como a los hermanos Castro para arrancar el motor de la propaganda y de la movilizacion. Pero les va a ser muy dificil a ramiro valdes y a Chavez tener motivos para comenzar esa locura.
En todo caso pienso que los castristas estan desesperados por encontrar esos temas y motivos que pudieran sacarlos del estancamiento actual. Somos nosotros quienes no tenemos que darselos y actuar con mucha cautela.

Anónimo dijo...

Yo creo que Montaner y Rodríguez se pueden reconciliar, sobre todo si Sito predica con el ejemplo y se reconcilia con Margarita, y Granados con Sito, y Josán con Granados y todo el mundo con Granados.

jose luis sito dijo...

10:41
estamos dispuestos a conceder el perdon y a reconciliarnos. Pero permitame recordarle lo siguiente:

Nosotros no tenemos que pedir perdon a nadie y son los castristas que deben pedir perdon y buscar la reconciliacion.

Hay que tener el cerebro bien claro: hay victimas y hay verdugos. Intentar invertir los terminos es vergonzoso, y mas vergonzoso aun mezclarlo todo como si se tratara de una salsa.

Esto se llama ser justos y honrados. Algo que algunos ni saben lo que significa. Sin buscar las responsabilidades no hay justicia.
El perdon se concede cuando se pide y cuando se està sinceramente arrepentido. Y solo las victimas tienen derecho de concederlo. Cuando las victimas han desaparecido, ya no hay posibilidad de perdon, te quedas hasta tu muerte con esa inconmensurable culpa, sin nadie que pueda aliviarla.