sábado, 17 de julio de 2010

El ejemplo de Israel (I)

por Carlos Alberto Montaner

¿Qué puede aprender del pequeño Israel una porción del Nuevo Mundo, América Latina, de 17,700,000 kilómetros cuadrados, fragmentada en una veintena de países muy diferentes entre sí, y casi quinientos millones de habitantes, de los que al menos un ochenta y cinco por ciento se declara cristiano?

A primera vista, son dos realidades absolutamente diferentes: Israel, un Estado fuertemente influenciado por el judaísmo, es un diminuto país de apenas 20,770 kilómetros cuadrados, algo más reducido que El Salvador, la nación más pequeña de América Latina, dotado con una población que excede ligeramente los siete millones de habitantes, también semejante, por cierto, a la del citado país centroamericano.

Pero antes de entrar en el tema hay que precisar qué es exactamente lo que América Latina pudiera aprender de Israel o de cualquier país exitoso que consiga explicárselo. Primero, cómo Israel, en apenas sesenta años, pese a los inmensos inconvenientes que ha debido afrontar, ha conseguido forjar una nación democrática y estable; y, segundo, cómo, en medio de frecuentes guerras y constantes sobresaltos, ha logrado un alto nivel de desarrollo científico y técnico, en donde predominan las clases medias, hasta alcanzar un ingreso per cápita de $26,600 dólares, medido en capacidad de compra o purchasing power parity.

Como nota de comparación, anotemos que en América Latina el país con el per cápita más alto es Chile, con $14,300, y el que exhibe el más bajo es Nicaragua, con apenas $2,800. Entre estas dos cifras, la gama de ingresos varía notablemente, pero el promedio general debe situarse en torno a los $7,500.

Otro dato que conviene retener es el de la distribución de esos ingresos: si el Índice o coeficiente Gini, efectivamente, determina el nivel de equidad en la distribución de la riqueza, Israel es un país mucho más justo que toda América Latina. El Índice Gini de Israel es 0.38, mientras que en América Latina casi todos los países se acercan o exceden a 0.50. Como es sabido, en este tipo de medición, mientras las sociedades más se acercan a cero, más igualitariamente repartida está la riqueza, y mientras más se aproximen a uno, mayor será la desigualdad.

Naturalmente, eso no quiere decir que en Israel no exista pobreza. De acuerdo con la información del World Fact Book que publica anualmente la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, y de donde he obtenido la mayor parte de estos datos, el 21.6 % de los israelíes se sitúa bajo los niveles de pobreza. Sólo que en Israel clasifican como pobre a todo aquel que recibe menos de $7.30 al día, algo muy diferente a lo que ocurre en América Latina.

En América Latina, de acuerdo con la CEPAL, el 44.2% de la población es pobre. Eso significa que aproximadamente 224 millones de latinoamericanos son pobres. Pero allí el umbral de pobreza es sólo de dos dólares al día. Sin embargo, de esa inmensa población de personas sin recursos, gentes que sobreviven milagrosamente, el 19.4%, más de 90 millones, son indigentes que reciben menos de un dólar al día. Lo que nos lleva de la mano a afirmar algo bastante obvio: ser un pobre latinoamericano es infinitamente más grave que ser un pobre en Israel, donde prácticamente la totalidad de la población tiene acceso a educación, cuidados de salud, agua potable y electricidad, y en donde es difícil encontrar familias que, literalmente, pasen hambre física.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

hay una serie de elementos que diferencian la pobreza en uno y otro lugar, como ese del hambre fisica. pero aparte de eso, hay que ver lo que vale un dollar en uno y otro lugar.

Marianeli dijo...

me parece una reflexion bastante superficial. israel ha recibido billones de dolares en apoyo de los estados unidos, cosa que no se ha duplicado en la historia.

Delio Regueral dijo...

Para empezar por algún lugar podría América Latina aprender a diferenciar el tamaño y la posición geopolítica de los dos territorios comparados para entender que Israel es mucho más rentable en la subvención incondicional casi enfermiza norteamericana, que resuelve en un país bien pequeño grandes conflictos militares y de control socioeconómicos en dicha región del medio oriente. Por otra parte este fenómeno no sucedió por pura solidaridad con el pueblo judío sino por el poder económico y político más grande de la historia de la humanidad en manos de este grupo étnico en los Estados Unidos.
Y para terminar por otro lado podríamos concluir que América Latina no representa una prioridad para los Estados Unidos ni socioeconómica ni geopolíticamente lo que resulta en la apatía hacia esta mas cercana e inmensa región, carísima de patrocinar a cambio de muy poco.
Como ejemplo paralelo está el de China aunque con otras grandes diferencias que se pueden tocar en otro momento para no desviar el tema de hoy.

Anónimo dijo...

ridículo

Anónimo dijo...

Ya no hay dudas, Carlos Alberto Montaner es un payaso rentado al servicio del sionismo, y probablemente también, de los otros grupos enemigos de la libertad de Cuba. Ha sido un infiltrado saboteador en los grupos que luchan contra el castrismo y sus articulos han sido abundantes en sospechas de perseguir el efecto contraproducente. Omite ese farsante, que ese estado existe gracias al abuso y al despojo contra los verdaderos duenos de esa tierra, los palestinos, a los que tratan como animales; que ese estado recibe subsidios (como si fuera un hijo bobo estudiando en EU) no solo de Estados Unidos sino de todos los lugares en donde han podido extorsionar mediante metodos infames.

Anónimo dijo...

Pura baba sionista. Nada justifica el asesinato de los palestinos y el despojo. Dios quiera que esos hijos de puta pro sionistas estuvieran alguna vez en la mismas circunstancias de los infelices palestinos. Esos insensibles que prefieren cantar loas al victimario Dios los debía poner en la piel de las víctimas. En cuba, un grupo de muchachas gritaban "paredon" contra un muchacho que conducian dos policias, al que llebavan preso por supuestamente dar fuego a un canaveral. Las muchachas siguieron gritando paredon hasta que descrubrieron que el muchacho preso era su hermano, en ese momento rompieron a llorar, la víctima antes era un sujeto de su morbo inhumano, ahora era su hermano, ahora eran afectadas en sus intereses mas intimos.
Ademas, semitas son solo los hebreos, los arabes, y los pueblos del contexto (la abrumadora mayoria de los judios no son hebreos, por tanto no son semitas)

Anónimo dijo...

Pura baba sionista. Nada justifica el asesinato de los palestinos y el despojo. Dios quiera que esos hijos de puta pro sionistas estuvieran alguna vez en la mismas circunstancias de los infelices palestinos. Esos insensibles que prefieren cantar loas al victimario Dios los debía poner en la piel de las víctimas. En cuba, un grupo de muchachas gritaban "paredon" contra un muchacho que conducian dos policias, al que llebavan preso por supuestamente dar fuego a un canaveral. Las muchachas siguieron gritando paredon hasta que descrubrieron que el muchacho preso era su hermano, en ese momento rompieron a llorar, la víctima antes era un sujeto de su morbo inhumano, ahora era su hermano, ahora eran afectadas en sus intereses mas intimos.
Ademas, semitas son solo los hebreos, los arabes, y los pueblos del contexto (la abrumadora mayoria de los judios no son hebreos, por tanto no son semitas)

Anónimo dijo...

absurdo por completo. de donde se saca ese hombre de que todos los habitantes de israel tienen acceso a electricidad si hay montones de palestinos viviendo en favelas pegaditos a los asentamientos judios en tierra que antes era suya?