sábado, 17 de julio de 2010

Libertad condicional

por Delio Regueral

La salida de las cárceles al aeropuerto, sin hacer escala ni en sus casas, delata el carácter condicional de las liberaciones de los presos de la Primavera Negra. Te soltamos si te vas del país. La cuidada imagen de la camisa y la corbata también delata la intención real de estas liberaciones. Sólo es cuestión de imagen: quien conozca la Isla por dentro sabrá leer esas imágenes, cuello y corbata en Cuba ni los ministros. Mientras, el régimen de La Habana cuenta más con la opinión de los que le observan desde lejos, esos a los que la lobotomía le es fácilmente practicable gracias al poco cerebro útil de que disponen entre tanta materia gris.

La frecuencia de las excarcelaciones dependerá de cuán rápido puedan cebar a los presos, del poder de persuasión que tengan sobre ellos para que acepten el destierro “voluntariamente”. Desde luego, nadie les advertirá que su libertad seguirá siendo racionada, que no podrán elegir ni en la ciudad donde quieran vivir dentro del territorio español. Nadie les explicará lo que significa ser considerados exiliados y no refugiados políticos; lo que significa residir en la capital del desempleo de la Unión Europea.

De más está decir que cualquier lugar mejor que las cárceles de Cuba cuando el interés personal pasa a primer plano; interés que no fue precisamente el que los llevó, a conciencia de las consecuencias de sus actos, a priorizar los intereses de la nación. El valor de todos los presos políticos es indiscutible; veremos cuántos pueden seguir la lucha desde el exilio, denunciando ante las instancias internacionales a la dictadura, desde sus vivencias, desde sus traumas, desde sus muertos. Esta otra labor no puede menospreciarse.

Ya veremos si liberan a los nueve que, junto al Dr. Oscar Elías Biscet, han declarado que no se irán de la Isla, que proseguirán la cirugía contra el cáncer castrista desde dentro.

1 comentario:

Pedro Rholax dijo...

Quizá se les ocurra cambiarlos por los 5 espías, volviendo a dividir al exilio, sobre todo si empiezan las presiones del mismo. ¿Aceptar ceder a cambio de Biscet,Sigler, Antúnez y todos los bocones que les hacen la vida un yogur?