viernes, 8 de octubre de 2010

Alejandro Fonseca: El agua compartida (una lectura de poemas)

a Joaquín Gálvez

Demasiado escuchar sombras que se instalan
entre pendones y cotorras y algún ademán
sobre los puentes que todavía se pudren.
Revolotean los poemas tan iguales
entre aparatos provincianos de la barbarie
una imagen lucrativa que devora espacios
acapara, involucra: masculla sentenciosa.
Si ya estamos condenados a balbucir
pudiéramos abandonarnos a esa suerte
de escuchar tragedias y frustraciones.
Hay que cerrar de un golpe espejos de la casa.
Hemos cambiado la chaqueta: la duda, lo reversible.
Todavía tenemos el río, el agua dispersa.
No se sabe el origen de las criaturas que aplauden.
Hay una pesquisa que no conoce el oído.
De dónde el cantante, el fruto, sus bondades.
Obligado a padecer bajo el ruido del cielo
al bardo que persiste no hay que despedirlo.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

E.P.D.
si el son guajiro del deci-
meo te gusta y el octo-
sílabo, un poeta docto-
rado en “cuadraturas” pési-
mas, ha muerto en la centesi-
ma rima que quiso hacer.
Nunca pudo componer
completo un verso y partido
como su verso se ha ido.
¡Qué rica esta su mujer!

Anónimo dijo...

esto si es poesia, de altura

Anónimo dijo...

pues claro, fue escrito desde lo alto de un puente en Key Biscayne

Anónimo dijo...

tu diras bajezas poeticas

Anónimo dijo...

Ya hay bastantes epitafios. Que los pongan todos juntos para leerlos en un post. La verdad que esto es una gozadera.

yo agrego dijo...

mierdas poerrimas

Anónimo dijo...

y yo agrego que tu eres un tronco de envidioso

Anónimo dijo...

y yo agrego que tu lo que quisiera es encontrarte con el tronco de mi pinga

Anónimo dijo...

tan chiquitica es que no se encuentra?

Anónimo dijo...

Ese poema parece escrito por Joaquin Galvez. No se habran equivocado y puesto el autor en la dedicatoria y viseversa.

Anónimo dijo...

CUALQUIER COSA ES POSIBLE; la mediocridad es el pan que comen estos palurdos.