sábado, 6 de noviembre de 2010

Pan con tomates verdes y otros cuentos

por Luis de la Paz

En los últimos tiempos se han publicado algunos libros que recogen la azarosa vida del cubano durante el llamado “Período Especial”, eufemismo que sirve para imprimirle cierto carácter de temporalidad al hambre, las carencias y las penurias que ha soportado el cubano bajo el castrismo, pero que sin duda en los años noventa alcanzó niveles más que alarmantes. Entre esos libros destacan la novela Mañana es navidad, de Gumersindo Pacheco, y el libro de relatos Pan con tomates verdes (Editorial Silueta, 2010), del escritor Pedro Merino.

El denominador común de estas piezas es el escenario desolador y angustioso que se teje en las narraciones. En los 20 relatos que integran el libro de Merino, convergen marginalidad, jerga y picaresca como mecanismos de supervivencia. Estos elementos juegan un papel importante, pues delinean (en algunos casos) las anécdotas, y atrapan al lector. En muchos de los cuentos, mientras los personajes se abren paso, se teje una atmósfera de miedo, de inquietante inseguridad. El equilibrio literario está en lo que se va revelando, no en las formas o el estilo de escritura. Merino recurre a una prosa lineal, sin sobresaltos, sabe que lo que expresa es suficiente y se regodea en ello.

Los cuentos de Pan con tomates verdes sólo --al decir de Lezama-- alcanzan su definición mejor en un régimen totalitario, por eso algunos textos resultan tácitamente alucinantes y otros parecen hiperbólicos. Determinadas situaciones pueden llegar a perderse para un lector no cubano, que no logra entender frases como “¡Población!: a mi derecha; ¡Plan Jaba!: a la izquierda”, que se leen en el cuento Avisos, haciendo referencia a planes de distribución controlada de productos alimenticios. En otro relato, Pitusa (nombre por el que se conoce en Cuba a los pantalones vaquero), la estafa y la ya mencionada picaresca campean. Este texto en particular sirve para ilustrar el uso del lenguaje. El autor prefirió reproducir la locución callejera, entrecortando las palabras: “Caballero, los pitusas hay que buscarlos a otro apactamento; ademá, tenemo que contar el dinero”. Pero, como se sabe, no siempre el método resulta exitoso, pues, al requerir atención al vocabulario, el lector no familiarizado puede perder la interrelación con el entorno.

Pan con tomates verdes se puede situar dentro del llamado realismo sucio, que en la literatura cubana tiene a Zoé Valdés y Pedro Juan Gutiérrez como sus más notables exponentes. Sin embargo, en los relatos de Merino “la suciedad” la aporta la deshumanización a la que ha conducido el totalitarismo al cubano, algo que queda muy bien resumido por el escritor Denis Fortún cuando en la contratapa del libro expresa: “Pedro Merino muestra la cara de una Habana sórdida, sucia, habitada por gentes sin escrúpulos, marginales por obligación [...] Seres cercados por un medio que se hace más hostil a medida que pasan las semanas, en el que su obsesión se reduce al intento de escapar de un entorno irrespirable”.

Pan con tomates verdes es la triste y fiel crónica de la Cuba bajo el castrismo, es decir, un retrato de la desesperanza.

Originalmente publicado en Diario las Américas

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Sigue el enamoramiento de Añel con Pan con Tomate pese a las advertencias de la mujer de Añel y las escenitas de Granados. Qué relajo, coño.

Anónimo dijo...

No es tanto el relajo como la promiscuidad.

Anónimo dijo...

No es tanta la promiscuidad como la gonorrea.

comee dijo...

Jajaja! ordinarios

Anónimo dijo...

Fuck me, dijo Pan con Tomate. Fuck you, dijo la mujer de Añel.

inglos dijo...

Eso fue una viñeta?

la palabrita fue "inglos" de verdad, todo esto es muy misterioso

inalcou dijo...

No le han hecho ningun caso a recio, y eso no está bien

Anónimo dijo...

"La editorial Aduana Vieja acaba de publicar una antología, coordinada por Beatriz Calvo, sobre el fenómeno de los blogs y la libertad de expresión en Cuba. Entre los autores (no sólo cubanos): Yoani Sánchez, Rafa Rubio, José Luis Orihuela, Aguaya Berlín, Claudia Cadelo, Ted Henken, Emilio Ichikawa, Anidelys Rodríguez, William Navarrete, Isis Armenteros, Isbel Alba, Grettel J. Singer, Miriam Celaya… hasta un total de veinticinco colaboradores. El índice puede ser consultado aquí (en PDF). La antología se presentará en la Feria del Libro de Miami, el próximo 21 de noviembre."

Maneras interesantes de reportar sucesos culturales en PD, que no son exclusivas de ese blog ya que existen otros blogs supuestamente "informativos" que utilizan las mismas tecnicas de desinformacion:

1) No menciona a Armando Anel, uno de los colaboradores mas importantes de este proyecto.

2) Isis Armenteros. En el libro Isis usa su apellido de casada. Por que EHB usa el de soltera?

SE podran tomar en serio estos blogs que se venden como periodicos cuando manipulan la informacion tan descaradamente?

Anónimo dijo...

Tengo mis dudas sobre el proyecto:

Que pinta en el William Navarrete?

Que pintan esos que nadie conoce?

Anónimo dijo...

Nunca me tome en serio a Penultimos Dias, siempre fue un blog manipulador, desde el principio. Una cosa es omitir nombres de la lista completa, que a fin de cuentas cada cual da los que quiere si no los da completos, y otra cambiarle el apellido a un autor. No importa si el apellido original de Isis es Armenteros, el hecho es que hace mucho tiempo que ella firma y es conocida con el otro, y asi aparece en el libro. Nunca ha sido de fiar ese Hernandez Busto

Anónimo dijo...

la cabra siempre tira al monte. Varatela vuelve a las andadas:

"A todas éstas quien debe estar cabrón en la blogosfera cubana de derecha es Oswaldito Payá, propuesto para el Nóbel de la Paz este año, sin ganarlo... y sin resultar supervisitado como yo, fotografiado como yo, diseminado como yo, hurgado como yo, leído como yo, entrevistado como yo, ni tan siquiera criticado como yo, repudiado o enlazado en masa por los recalcitrantes de la puñetera derecha cubanoide como yo.
Es ahí donde radica la imbecilidad política de esta turba: son sensacionalistas rente al culo en el fondo de sus mentecitas, con cociente de inteligencia bajo - tirando a nulo - y encefalograma casi plano".

Anónimo dijo...

Un escándalo que Isis Vil use el apellido de soltera y la otra el de casada, pero más escandaloso es que Aguaya Berlín use el apellido que usa. Un desparpajo.

Anónimo dijo...

Si tan mala es la compannia, por que los buenos participaron?

Anónimo dijo...

la envidia es el tiburon sangriento que se lo come por una pata