martes, 28 de diciembre de 2010

La diversión productiva

por Armando Añel

“La revolución permanente, el concepto desde el que la cultura thamacunesa florecería hasta bien entrado el siglo XX constituye, según el antropólogo James Fergusson, una suerte de derivación afrancesada de una revolución mucho más concreta: la de la diversión productiva” (Erótica, La revolución permanente, página 43).

¿Cómo detener el avance puntoCON?, se pregunta Idamanda ya en el primer capítulo de Erótica. Primero que todo, cabe subrayar que “avance”, en el contexto puntoCON, es sinónimo de retroceso. El avance puntoCON se construye desde la negación de la diferencia, de lo otro. El ultranacionalismo puntoCON es negación de la diversidad en tanto sólo se reconoce en la reafirmación del ego por reacción, del valor, o el símbolo, estático. Prima el personaje fabricado por la tradición, y hará cualquier cosa por imponerse. Lo puntoCON pretende primar a través de la negación, y si es posible el exterminio, de la diferencia.

Lo puntoCON suele ser violento, y siempre soberbio, categórico. A ello oponen El Hecho Thamacun, Playa Hedónica, los Tres Factores, el espacio puntocom creativo, inclusivo, de Cumberland. Y esto sólo es posible desde una mentalidad abierta, positivista, festiva. El ángulo desde el cual Cumberland “combate” lo puntoCON suele ser lúdico, festivo. Ya no se trata de poner la otra mejilla y mucho menos, en el otro extremo, de cohabitar o alimentar una dinámica de la violencia. Se trata, en cambio, de volver productivo incluso lo que aparentemente resulta, por naturaleza, destructivo. Se trata de relativizar la mala energía hasta transformarla en fuente de diversión (un elemento más de la fiesta de vivir). El ser cumberlano enfrenta la violencia puntoCON constructivamente, intentando dinamitar sus bases para incrustar en ese suelo las columnas del edificio hedónico.

Esto es complicado de entender por la propia naturaleza de las culturas históricas y contemporáneas --eminentemente impositiva, reactiva, masculina--, que cuelgan su discurso de la argolla de la solemnidad.

“La madurez del hombre consiste en reconquistar la seriedad con la que jugaba cuando era niño”, decía Nietzsche, y en Erótica se traduce esto productivamente. El niño es responsable cuando juega puesto que pretende imponer sus destrezas y se concentra en ello, y sin embargo no deja de estar jugando, no deja de divertirse. Al abordar la realidad externa lúdicamente, la desdramatizamos, la desmitificamos, le quitamos peso y solemnidad, y nos los quitamos a nosotros mismos.

He aquí la clave. No sólo se impone desdramatizar la realidad externa, sino desdramatizarnos, poner patas arriba la solemnidad del ego imponente. Brotar del personaje y tirarlo como se tira un disfraz inservible, un sobretodo viejo y maloliente. Todos andamos con el personaje a cuestas. Pero el personaje pesa demasiado, es un lastre que nos impide volar. Y todas las culturas, históricas y contemporáneas, prácticamente todas, nos han inculcado el personaje desde la niñez, nos lo han impuesto a través de la tradición, de la educación, de los medios de información, incluso de una expresión artística aparentemente tan fresca y sensorial como la música. El personaje, de hierro fundido, es el ancla que nos impide zarpar.

Una de las razones del irracional miedo a la muerte que abrasa al ser tradicional está íntimamente relacionada con el hecho de que la inmensa mayoría de los hombres no consigue imponer, en vida, el personaje de hierro que le han inducido. Se acerca la muerte y el personaje no se impone. Entonces sobrevienen el terror, la frustración, la cobardía. Así, lejos de la muerte, aún sin el lastre a cuestas del personaje –o al menos sin todo el personaje encima--, el niño consigue ser feliz. En su inocencia libre todavía, ligera de equipaje, pragmática, bullen el Hecho Thamacun, Playa Hedónica.

En el lúdico fluir de la niñez está la respuesta. ¿Y qué produce el niño? Lo más anhelado, perseguido, añorado por sus mayores, por todos los hombres. Algo que ni siquiera el dinero puede comprar permanentemente. Produce felicidad. El niño nos hace feliz. Es feliz. La niña es Beatriz de Eugenia regresando a La Playa. Es la infancia de Idamanda frente al mar, reconociéndose en ese otro nombre.

Sólo el niño puede mudar de piel y divertirse en el proceso.

28 comentarios:

PREGUNTAS A LA CENSORA BERLIN dijo...

Quiero quejarme oficialmente de la censura que me hace Aguaya Berlin.

Pregunto a la censora Berlin.

No te parece que censurarme va en contra de todo eso que tu predicas?

Por que temes a las criticas?

No crees que predicando con el ejemploganaras el respeto?

Vengo a quejarme aqui donde si HAY DEMOCRACIA.

Monika

Anónimo dijo...

Dejen a Aguaya que no se mete con nadie, nada mas que con Monika y con los que la critican.

Toussaint de Argote y Sotomonte dijo...

Hemos encargado a Crónicas de Nuevo Songo que se ocupe de entregar el premio que Cuba Haitiana declinó. Gracias a todos.

Anónimo dijo...

una suerte de derivación afrancesada de una revolución mucho más concreta...

No entiendo, puede el sr. Anel explicar este fragmento

Anónimo dijo...

Se refire a la revolución haitiana y la reunificación de Cubaguahaití.

Anónimo dijo...

Si Añel apoya la reunificación de Cuba y Haití como es que le da un premio de jodedera. Por eso nunca podemos triunfar en nuestros proyectos de liberacion. Por la guasa.

Anónimo dijo...

Anel no apoya nada, dejen el relajito

Anónimo dijo...

anel lo que apoya es un pie en el suelo

Anónimo dijo...

Llamen a Callejas para que no explique lo que quiso decir Anel.

Anónimo dijo...

nos explique

Anónimo dijo...

Añel debe pronunciarse y explicar su posición respecto al problema cubaguahaitiano.

Anónimo dijo...

si haiti insiste en unirse a Cuba, la invadiremos

estan advertidos

Toussaint de Argote y Sotomonte dijo...

Hasta donde yo tengo entendido Armando Añel es un allegado de la causa de reunificación cubaguahaitiana.

No puedo decir que lo contamos en nuestras filas, pero es una persona cercana a nuestros círculos, o al menos así lo quiero creer.

Invitamos a Armando Añel y a su señora esposa a que asistan a la próxima reunión semanal de uno de los sendos Comités Cubaguahaitianos que se han conformado en Hialeah y el South West para que entiendan nuestra plataforma programática expuesta en el documento "Dos naciones, un destino".

Link...

http://cubahaitiana.blogspot.com/2009/12/dos-naciones-un-destino.html

Y estamos seguros de que así los ganaremos para la causa.

Pronto habrá desfile y Papalotada desde Little Haití hasta Little Havana.

Esperamos verlos a todos en las calles.


Toussaint de Argote y Sotomonte, secretario general del Partido de la Unificación Cubaguahaitiana.

Anónimo dijo...

Por lo menos Añel es haitiano, que el doctor Octavio Dilewis es un viejo verde y morboso vacilador de jevas encueras en el blog.s

Anónimo dijo...

Por lo menos Dislegüi morbosea fotos de mujeres encueros que Josán se masturba mirando sus propias fotos gordas que llenan su blog.

Anónimo dijo...

La verdad es que la cultura haitiana es mas cercana a nosotros que la inglesa. La unica razon por la que alguien prefiera anexarse a loos ingleses es por prejuicio. Creo que Anel debe aclarar su posicion.

Anónimo dijo...

"Por lo menos Dislegüi morbosea fotos de mujeres encueros que Josán se masturba mirando sus propias fotos gordas que llenan su blog"

Eso se llama mal gusto

Anónimo dijo...

Y qué me dicen aquí de la foto que encabeza el blog de Josán. Se la hizo de abajo hacia arriba mostrando toda la moquera y los pelos que le salen del narigón gordo ese que tiene.

Anónimo dijo...

"Y qué me dicen aquí de la foto que encabeza el blog de Josán. Se la hizo de abajo hacia arriba mostrando toda la moquera y los pelos que le salen del narigón gordo ese que tiene.
"

jajajajajaa

Anónimo dijo...

Eso se llama mal gusto

Anónimo dijo...

eso se llama gordura corporal, delgadez mental

Anónimo dijo...

Dejen a Josán que no se mete con nadie. Sólo con Alga Marina y la humanidad.

Anónimo dijo...

Excelente, genial y estupendo post de Añal. No hace falta que Callejas lo explique, aun cuando las ideas ambos están en sintonía. Profundicen ustedes en la simbología del texto. Sera necesario que Añal y Callejas escriban un libro explicando la debilidad perceptiva de una intelectualidad retrograda, aferrada a morir con viejos personajes acuestas. Intelectualidad mediocre, egoísta y farsante.

Anónimo dijo...

cara de Añal tienes tu
jijiji

Anónimo dijo...

de albañal, sorry

Anónimo dijo...

El 00:58 se dedica, como intelectual farsante, a quebrar las buenas ideas. Un gran puntoCON, un reaccionario al Gran Salto. Anel invitalo a que pase por playa hedonica y se de un bano de purificacion intelectual. Las aguas de playa hedonica son curativas a la enfermedad puntoCOM, la singular tragedia enfermisa de los intelectuales ultranacionalistas.

mude rope dijo...

Escucha el ritmo de las botas, nuestra gran nacion, marchando!

Lejos en el inicio de la fila, nuestros camaradas, van marchando!

Armando Añel dijo...

Gracias 21:01. Muchas de las denominaciones manejadas en Thamacun constituyen derivaciones, a menudo lúdicas –“afrancesadas” las llamaba Fergusson, que no era thamacunés--, de lugares comunes puntoCON, como el Gran Salto Adelante (Mao) o la Revolución Permanente (Trotsky). Es decir, el contenido de las derivaciones thamacunesas por supuesto es otro, el significado, pero la forma recrea las antiguas denominaciones totalitarias como una forma de burlarse de ellas, por un lado, y por el otro de rescatar el valor de las palabras, del lenguaje, tradicionalmente secuestrado por los puntoCON.

Saludos