lunes, 20 de diciembre de 2010

Maurice Sparks: El escritor

Hace tres meses que no escribo. Abrí una botella de whisky anoche, buscando inspiración. Me masturbé pensando en la hija de un amigo. Quemé un libro. Me fascina verlos arder. Los coloco encima de una roca, los baño de alcohol, prendo un fósforo y lo dejo caer lentamente. Las palabras se retuercen, cambian de sentido, se van con el humo. La literatura no sirve para nada. Es esa inutilidad lo que me atrae a ella. Es tan inútil como perseguir mujeres imposibles. No hay mujeres imposibles, diría un amigo. Las hay. Sobre todo cuando uno es viejo y pobre.

Ayer fui al mercado y miré con deseos a una muchacha. La primera vez que me vio, sonrió con cierta malicia. Inspirado la seguí. Al encontrármela de nuevo en la sección de los vegetales, me lanzó una mirada de asco que me dejó paralizado. Agarré un mazo de lechuga y me fui corriendo a pagar. Al llegar a mi apartamento me tiré en la cama, me cubrí el pene con las hojas de la lechuga y me masturbé pensando en la muchacha del mercado.

Pero nada ayuda a escribir. Ni los vegetales, ni las fantasías, ni la frescura de una lechuga.

Nota del editor. El blog de Maurice Sparks cumple un año y Cuba Inglesa se congratula de haber cobijado sus primeros textos, en forma de comentarios. Nada mejor entonces que celebrarlo con una de sus magníficas historias.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Pajero, viejo verde y cuidado no haya que dar parte a la policía.

Anónimo dijo...

volao

Anónimo dijo...

prosa de calidad, chispirin

Anónimo dijo...

y por que sigue con seudonimo?

Sobre blogs dijo...

dos cosas que detesta de los blogs: cuando les da por poner la nievecita cabrona esa que no deja leer ni pinga y la musiquita que empieza automaticamnete cada vez que se abre el blog. Repinga! I fucking hate that!

Anónimo dijo...

Maurice, no le hagas caso a los envidiosos! Una pregunta: porque nunca escribes de cuba?

Anónimo dijo...

como que no, una vez escribio su encuentro sexual con una trovadora gorda de nuevo vedado.

Anónimo dijo...

Porque a Maurice no le interesa Cuba, ni país alguno. Le interesa la vida, el ser humano, con sus virtudes y defectos. Le interesan los sentimientos y de que está hecha cada persona. Maurice no tiene raíces, es sólo la ficción de la literatura.

Anónimo dijo...

si tiene raices, de hecho encontro las verdaderas raices. Comprendio que ningun pais ni nacionalidad puede ser raiz de nada. Que la raiz esta en uno mismo, en el espiritu y la mente.

Anónimo dijo...

Algo así sugeria mi comentario. Quizás no me supe explicar bien.

Anónimo dijo...

Sólo alguien arraigado a su espíritu podría ser el observador del mundo.

Anónimo dijo...

exactamente

Anónimo dijo...

Toda ficción es un descubrimiento. Felicidades, maurice

Anónimo dijo...

No abundan los blogs de narrativa en la blogosfera cubana. El del Chispas es un oasis.

Anónimo dijo...

el de fortun es mejor. el chispas no es mas que un viejo libidinoso.

Anónimo dijo...

no seas envidioso, que el chispas ni es viejo ni escribe nada mas de sexo. viejo es el culo tuyo

Anónimo dijo...

Las damas se vuelven loco por el, so envidioso. fortun es bueno tambien, by the way.

Maurice Sparks dijo...

Oh, los bolígrafos de color indefinido. Son de veras muy extraños. Usted los mira y pudieran parecer grises, sobre todo en ciertos días de invierno cuando la luz es pobre y el alma anhela el calor del verano. A veces no. A veces parecen negros o azules o blancos. Son seres camaleónicos, indefinidos, desconfiables. Son, además, la especie de bolígrafos más antigua que se conoce. En una cueva del sur de Francia, hay un dibujo antiquísimo que muestra un par de bolígrafos de color indefinido bailando el baile de la supervivencia, una extraña danza que consiste en acostarse bocarriba y quedarse bien quieto, como si uno estuviera muerto. Y esa es la característica que los distingue de todos los otros bolígrafos: su capacidad de supervivencia. A uno le cuesta trabajo reconocerlos por su color; sin embargo, su rasgo más distintivo, el que los hace seres únicos, es lo hábiles que son para salir ilesos de cualquier situación de peligro. Lea, por ejemplo, la lista de sobrevivientes de cualquier desastre aéreo y se dará cuenta de lo que digo. En esa lista la mayoría de los afortunados sobrevivientes son bolígrafos de color indefinido.

Yo le aconsejaría que se cuidara de ellos, pero sería pedirle demasiado, ya que al fin y el cabo son bolígrafos de color indefinido y a menos que se hallen en una situación de extremo peligro, usted no sabría distinguirlos.

Anónimo dijo...

jajaja

Anónimo dijo...

muy bueno

Anónimo dijo...

como no va a ser viejo si dice que fue amante de lucia huergo por alla por el año setenta y ocho!

Anónimo dijo...

Dice mauro que en el 78 el tenIa 11 anos.

Los relatos de Maurice Sparks dijo...

Gracias, Armando. Acabo de llegar a la casa de una tremnenda huerga. No entiendo por que me acusan de pornografico cuando he escrito otras cosas que distan de serlo.

En cuanto al tema de Cuba, ya los anonimos han dicho mas de lo que yo pudiera decir.

Pronto confesare quien soy (les confieso que no tiene la menor importancia).

Ahora, a dormir. Que clase de curda!

Los relatos de Maurice Sparks dijo...

Juerga, quise decir. Gracias a todos.