sábado, 21 de noviembre de 2009

No sé de dónde vengo

por Denis Fortún

Salió por una de las puertas que han de atravesar los que tienen enlaces con otros vuelos. Su rostro, como el de muchos que llegan por primera vez al aeropuerto de Miami, mostraba una desorientación total. Ni la menor idea de lo que debía hacer. Yo le pregunté:

--Connecting fly?

No me contestó. Le repetí en español: “¿Tienes conexión?”. Su silencio continuaba de manera casi impertinente, y seguía sin mirarme. Vi que trataba de buscar una respuesta en las señales que cuelgan del techo, las que jamás los pasajeros consiguen entender. Fue entonces que me incliné para ver el tag de su equipaje y noté que se trataba de un vuelo desde La Habana.

Cuando me dispuse a mostrarle la puerta de salida, finalmente me dijo como asustada, muy bajo, casi en un susurro: “No sé si vengo de Cuba… o de Irak”.

De la serie Crónicas del Aeropuerto

24 comentarios:

Anónimo dijo...

esta historia tampoco esta muy creible, me va a decir Fortun que el no puede identificar a un cubano acabado de llegar de la isla como para preguntarle "Connecting fly?" y eso de “No sé si vengo de Cuba… o de Irak” suena raro para decirlo un cubano, como si supieran los cubanos que vienen de Cuba como es Irak, esta raro todo eso.

Anónimo dijo...

la que esta rara aqui es tu cabeza, que no procesa mas que bagazo estilo "esta raro todo eso"

Anónimo dijo...

no te ofendas bro, fue una critica constructiva para que mejores tu estilo narrativo y puedas vender el libro.

Jose dijo...

Se echaban de menos las crónicas del aeropuerto. Me ha gustado mucho esta nueva entrega... Enhorabuena y feliz fin de semana.

Fernandina de Jagua II dijo...

Amigo desconfiado de las 9 y 45, le explico. La cronica de Mr Johnny, como esta, son verídicas. En el caso de "No sé.., muchos cubanos que residen aqui, y no son mulas, van de visita a Cuba luego de mucho tiempo de vivir en Miami, y el golpe, por lo que se encuentran, es fuerte. Ese tipo de cubano, que lleva viviendo en USA por más de 10 años, incluiso menos, se refina y no luce como el que recién viene por primera vez; es como dije en una crónica anterior hace ya, aquí las personas, los cubanos sobre todo, se transforman; quiero decir, para ser más explícito con usted, se montan en una especie de máquina del tiempo y hasta rejuvenecen. La señora de esta historia, primero salió por un área que únicamente es para los que conectan, segundo, al vivir aquí, tiene toda la información que precisa como para poder hacer comparaciones. Tercero, créame que si puedo identificar a un cubano que viene por priemra vez, entre otras cosas por los buenos modales con que se presenta y mucha delicadeza, cosa no muy común allá, ni aquí cuando llevan tiempo y se siente seguros o americanizados, que es ahí donde vuelve a salir a flote nuestra cubanidad. Como lo mismo reconozco a la mayoría de los que viven en Hialeah por su gusto con las ofertas de Valsán. Por último, querido suspicaz lector, toda duda es buena; ahora, sobre estilos narrativos, créame que para mi el acto de escribir es una necesidad, no una postura, y el posible mérito de estas crónicas del MIA- si es que lo tiene-, es precisamente que todas son reales: la historia es lo que cuenta, no el que lo hace; y le aclaro "meu bein" que, no soy el anónimo de las 9 y 54. Cada vez que dejo un comentario, lo hago bajo la firma de Fernandina de Jagua, entre otras cosas, para que los curiosos cliqueen sobre el nombre y de ahí al perfil y después al blog. Por supuesto, gracias por leer mi crónica, este blog, y comentar. Un afectuoso saludo

Y a Jose, gracias por el disfrute que le proporciona las cosas que veo en un areopuerto

Anónimo dijo...

Denis, se entiende o no se entiende, que pongan a funcionar las neuronas que para algo las tienen, muchas de tus cronicas son interpretativas, precisan un minimo esfuerzo del lector, esta bueno ya de vagancia caballero

felicitaciones!!!

Anónimo dijo...

La Habana hoy día se parece lo mismo a la Europa arrazada en la segunda guerra mundial, o a Irak. Es un campo de batalla en donde nuca se ha disparado un tiro y las ruinas muestran lo contrario. Cualquiera que va allá piensa que estuvo en medio de algo dantesco. Buena crónica, Denis. Triste historia además

Ernesto G. dijo...

A mi me parece creible la historia.

Connecting flight, by the way.

Saludos, Denis.

Anónimo dijo...

Coincido con el primer anónimo (945). Estas dos ultimas historias no me resultaron creibles. No tienen q ser ciertas, pero sí creíbles. Tal vez no sea lo que la persona dijo sino q el autor haya dejado fuera elementos de la conversación que hagan lógico el desenlace...

Anónimo dijo...

sera conecting flight, jajaja. connecting fly es portañuela que conecta. JAJAJA

Anónimo dijo...

945 Por eso que el tipo no le entendio!! jajajaja
pensó que el que le preguntaba era un pervertido!!!!

Anónimo dijo...

descubro aqui cierto viso de bugarronancia, donde queda claro que hay algunos que quieren verle la portañuela abierta al autor de esta cronica. cabroncitos, se estan haciendo cerebritos con Fortun

Anónimo dijo...

embidiosos

Anónimo dijo...

el autor va y le dice a un pobre viajero, conectamos nuestras portañuelas? y el pobre viajero confundido no lo entiende y le dice, ya no se si estoy en la yuma o en gomorra

Anónimo dijo...

envidiosos que son

El critico dijo...

una cronica excelente con todo lo que tiene que tener para mantenerlo a uno con "deseos" de leer y saber que pasa al final y por donde es que pasa.

Anónimo dijo...

hola heriberto

Anónimo dijo...

finalmente me dijo como asustada [aterrorizada], mirando bajo, casi en un susurro: “No sé si vengo de Cuba… o de Irak” Y yo le contesté, no importa de donde vengas sino a donde vas. conectate con mi fly mami.

Anónimo dijo...

me temo que estos anonimos que terrorizan la labor literaria y aeroportuaria de un hombre digno y de buen corazon como el senor Fortun no son otros que los de siempre que siembran pero no recogen porque sus raices son esteriles como el arido desierto en el que pastan sus cerebros innobles y magrientos desde los cuales no imana la luz sino sombras y siembras de odio y adioses, nada puede justificar estas inhustificables y vacias y degradantes expresiones de vulgaridad bugarronica que ya sabemos quienes son gentes muertas que habitan en su miseria evidente.

Anónimo dijo...

hola josan

Anónimo dijo...

hola heriberto

Anónimo dijo...

heriberto que verguenza, Claudia escribe mejor que tu

Anónimo dijo...

Josan y Sito tambien!

Anónimo dijo...

y ZV