sábado, 21 de noviembre de 2009

Pánfilo al peso

por L. Santiago Méndez Alpízar

El a ratos lúcido borracho que fue Pánfilo, ha devenido una especie de Tío Tom desfasado, al servicio de inteligentes y reflexivos periodistas, comentaristas --mis respetos para el señor Patterson, a quien escuché el comentario más inteligente: asegurar lo mucho que en llamas está nuestro borracho televisivo— que se encargan de repetir, como parte de un gran eco que hay y que lleva tiempo engordando, eco al fin: hasta aseverar con total desenfado la utilidad, importancia de lo que, cómo le llamo: Juancarlosalgo, Pánfilo en Cuba nos muestra.

¿Cuál periodismo es el que pone en riesgo la fuente, y lo provoca?

Y más preguntas: si se tira al agua y se lo comen los tiburones, ¿quién se beberá el Black Label que le prometen? ¿Cuántas botellas genera, están pagando, por un reportaje a Pánfilo? Y de llegar en balsa a la costa norteamericana: ¿tendremos la reconversión de Pánfilo en directo, estilo Gran Hermano?”.

El artículo completo aquí.

4 comentarios:

Efory Atocha dijo...

Este tipo siempre hablando cáscara de Piña, y el Añel secundando. ¡Menudo equípo!

Ernesto G. dijo...

De acuerdo contigo, Chago.

(Con el comentario, no con el post, jajaja)

Saludos.

Anónimo dijo...

No entiendo. Se esta acusando de mala practica al informador en vez de acusar al verdadero culpable que es el regimen?

Es decir, que hay una mudanzas de las culpas.

Cuba Inglesa dijo...

sin comentarios, jajaja
saludos!